Otras disciplinas

Trash to Treasure de Latitude


Por Victor Méndez / @vichoamino

¿Qué se supone que tenemos que hacer con toda la basura que generamos día con día? Esta es la pregunta que el proyecto Trash to Treasure plantea y que busca explorar las oportunidades que la tecnología tiene en el futuro, vistas desde las miradas visionarias de los niños.

Desde 2011 hasta principios de este año, Latitude, empresa especializada en investigación de mercados con sede en Massachusetts, convocó a más de 270 niños entre 8 y 13 años en cuatro países: República Checa, Francia, Estados Unidos y Alemania, y a través de una lluvia de ideas se expusieron distintas soluciones al grave problema de los desperdicios. Primero se realizaron una serie de preguntas: a dónde va la basura una vez que se desecha, cuáles son las actuales soluciones de almacenamiento y por qué es un problema. Posteriormente se les pidió dar respuesta por medio de dibujos e historias. El equipo de Latitude identificó los temas en común dentro de los procesos de pensamiento de los niños.

¿Se puede reducir y reutilizar la basura de manera más inteligente? ¿Cómo puede ayudar la era digital y la tecnología para crear un mundo más sustentable? ¿Cómo atacar uno de los problemas más importantes en la actualidad? Estas son las preguntas que se enuncian a los escolares. Ellos responden:

Inteligencia, Producción, Prevención. Se proponen ideas, por un lado, en las que se mantiene la forma como consumimos hoy en día. Ejemplo: enviar la basura al espacio o a otro espacio no habitado por humanos, incluso destruirla con explosiones nucleares. Por otro lado, se propone crear productos más eficientes y con una vida útil más prolongada. Ejemplo: un celular indestructible; sólo se tendría uno y no habría una sobreproducción de los mismos.

Los hábitos actuales para combatir el problema son obsoletos. Se sabe que el uso de la bicicleta es importante para evitar la contaminación o que reducir el uso del plástico puede ser benéfico para el planeta, sin embargo, no sucede nada. Las propuestas abocan al uso de la tecnología como nueva herramienta de educación sustentable. Ejemplo: una máquina castiga a la gente que tira cosas que en realidad pueden ser reutilizadas.

Apps para la basura. Los niños mencionan que la basura puede convertirse en un beneficio, ya sea en energía o en tecnología, en fin, un objeto nuevo y deseable. Ejemplo: un control remoto que tiene un botón que recicla cualquier tipo de basura; al apretar el botón se transforma en algo útil. Una característica que llamó la atención fue que la mayoría de los niños no distinguen el mundo virtual del real, porque en algunas de las propuestas se refiere llevar la basura hacia algún videojuego. Y esto puede sonar descabellado, pero presenta una posibilidad que no se había determinado y que puede tener un impacto tangible.

El estudio, más que dar soluciones da posibilidades, y demuestra cómo la tecnología se implementa en la actualidad. Además, aunque la mayoría de las ideas son ahora imposibles de realizar, no dejan de recordar que la imaginación puede ser un arma muy interesante. Mi idea preferida: Automóviles que utilizan como combustible al agua y por tanto sus emisiones no son dañinas al medio ambiente.