Música

THE RESIDENTS: 40 AÑOS DE LOCURA


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

A estas alturas, la relevancia de The Residents es incuestionable. Pocas bandas han logrado desarrollar una estética tan original que deviene un auténtico universo privado, y la unidad conceptual entre los elementos visuales y sonoros de su discurso ha llevado a que se les considere con justicia como pioneros del concepto de multimedia. También es necesario decir que sus cuatro décadas de existencia no siempre han sido artísticamente consistentes; tratándose de una banda cuyas obras son en su mayoría trabajos conceptuales, en ocasiones dan precedencia a la narrativa por encima de la calidad de su música.

Por eso resulta tan grato escuchar The Wonder of Weird, disco grabado en Holanda durante su 40th Anniversary Tour. No existe otro concepto detrás del mismo más que celebrar 40 años de carrera con una selección de buenas canciones extraídas de toda la discografía de The Residents, aquí reducidos a un trío que, como siempre ha sucedido, ocultan su identidad detrás de máscaras y nombres falsos.

 

“Loser=Weed/Picnic In The Jungle”

 

Desde el inicio del concierto (con un medley entre el sencillo “Loser=Weed” y una de sus canciones más celebres, “Picnic In The Jungle”) hasta el encore (en el que tocan su primer sencillo, “Santa Dog”), la banda suena relajada y segura de sí. Aunque los arreglos de todas las piezas han sido reelaborados de manera considerable (la banda ha abandonado por completo los sintetizadores análogos que solían ser parte importante de su identidad sonora; su sonido es ahora digital e impecable, pero no por ello aséptico), se mantienen fieles al espíritu original de las mismas.

 

“Santa Dog”

 

Entre canción y canción, el vocalista “Randy” realiza extensos monólogos en los cuales narra anécdotas de la carrera de la banda. El sentido del humor negro y surrealista que siempre les ha caracterizado está muy presente, aunque un conmovedor momento alcanza un impacto emocional directo que normalmente no asociamos con la banda; la manera en que se quiebra la voz de “Randy” al hablar sobre la muerte prematura de uno de los más brillantes colaboradores de The Residents, el guitarrista Philip “Snakefinger” Lithman, justo antes de tocar un cover de una pieza del mismo, “The Man In The Dark Sedan”. Los monólogos son divertidos y de verdadero interés para los seguidores de la banda; lejos de restarle impacto al concierto, se lo agregan.

 

“The Man In The Dark Sedan”

 

The Wonder of Weird fue publicado en una edición limitada de 400 ejemplares, los cuales se vendieron en menos de una hora. La excelencia de esta grabación nos hace desear que más adelante se le reedite; no sólo es un documento esencial para quienes ya están familiarizados con el mundo retorcido de The Residents, sino que podría ser un punto de entrada ideal para quienes deseen conocer a una de las bandas más influyentes y relevantes en el avant-garde de los últimos 40 años.