Cultura contemporánea

Opinión|Quiles: Sobre las contradicciones del mundo actual


Por Sandra Sánchez / @phiopsia | Diciembre, 2014

Vivimos en la contradicción, nuestros valores morales están muy arriba de nuestra posibilidad de llevarlos a cabo. No hay nada más crudo que te digan lo que se encuentra detrás de la cotidianidad. Muchas ONG’s, colectivos de artistas y activistas se encargan de recordarnos quiénes producen las telas de nuestra ropa, los transgénicos de nuestra comida y las marcas que deseamos. La decisión de cambio es individual, el buen salvaje no existe, tampoco hay un afuera del capitalismo, lo que sí permiten este tipo de acciones es una conciencia sobre el consumo y la forma de vida que llevamos. Dentro de este flujo se encuentran las ilustraciones del artista español Luis Quiles.

Un hombre musculoso aparece en calzoncillos del Real Madrid, su cuerpo cumple con el estándar de belleza impuesto desde la Grecia Antigua. Sin embargo, el gesto proyecta una extraña hipnosis en la mirada, una sonrisa forzada y en la frente una marca. Su cuerpo está cubierto de múltiples logotipos: MAC, Mc Donald’s, Adidas, CK, Siemens, etc. El fondo consiste en una cancha de fútbol. ¿Dónde se encuentra el sujeto en esa construcción? Las ilustraciones digitales de Quiles hiperbolizan las situaciones; comparten la herencia de la caricatura política, al tiempo que los detalles y el color presentan un extremo ciudado. Es así como las imágenes se vuelven bellas en su forma y críticas en su contenido.

Los temas principales del ilustrador incluyen la pederastia, las redes sociales, el tráfico de drogas, la censura y el rol de la mujer como objeto de deseo. Una adolescente vestida de colegiala en primer plano es rodeada de varias manos, que en vez de sostener falos a modo de película pornográfica, sostienen celulares, cada uno con una red social distinta. Uno mira y no se siente ajeno, el modo de representación de la mujer en las redes sociales incluye una serie de estereotipos que deben ser repetidos para verse sexualmente interesantes. ¿Para qué un selfie?

Lo interesante del trabajo de Quiles es que no necesita del museo ni de la curaduría para avalar su trabajo, el cual es compartido en redes sociales, dejando a lado el nombre del autor, para hablar directamente de los problemas sociales que nos aquejan. Situaciones que no necesitan una hoja de sala, ni una justificación exhaustiva para que el público las entienda. Quizá esa sea una de las grandes ventajas de la ilustración y la gráfica, su capacidad de comunicar directamente al espectador una imagen concreta. Uno mira y guarda el recuerdo, si la experiencia supera la catarsis del placebo, sigue una forma de actuar distinta. Un viraje vital.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.