Arte

Opinión | ¿Y el cine documental?


Por Alfredo Pebau / @Apebau | Agosto 

La mayor parte de los festivales de cine en México presentan cine de ficción y pocos son los festivales de cine documental, es el caso de la gira de documentales Ambulante y el Festival Internacional de Cine Documental (DocsDF),  éste último comienza en octubre en salas de la ciudad de México. 

A propósito de esto conviene reflexionar sobre el papel que juega el documental en la cinematografía. A mí juicio, hay un desconocimiento generalizado sobre cuál es el objetivo de este género y además dónde es posible ver documentales, ya que en muchas ocasiones no llegan a las salas comerciales.

Empezaremos por decir que el documental es una representación, siempre subjetiva, de la realidad. El documental depende de la visión del realizador, de la ética y de la estética que éste plasme en su trabajo. Los temas que se tratan son distintos: sociales, ambientales, políticos, biografía de algún personaje, recorridos por la trayectoria de alguna banda de rock, los temas de abordaje son infinitos.

El documental cinematográfico es la manera de acercarnos con lo que sucede a nuestro alrededor, en donde la realidad funciona como escenario de alguna situación y la cámara como el ojo que capta lo que está pasando ahí, en algún tiempo determinado.  El cine documental pretende mostrar hechos concretos de la vida cotidiana, son historias que atrapan, por la narrativa, por el discurso, por el conflicto, por los personajes, por la estética de la imagen, en fin, cada espectador tendrá su argumento. Lo que trato de hacer con estas palabras es que, aquellos que no conocen el género o lo conocen poco, se acerquen y lo disfruten, porque al igual que el cine de ficción hay situaciones que se cuentan, y el valor de éstas, es que son historias verdaderas, que suceden aquí o en cualquier parte del mundo.