Otras disciplinas

Opinión | Stand Up


Por Victor Méndez / @vichoamino | Octubre, 2014

Las mujeres sabrán lo incómodo y desagradable que es orinar en baños públicos. Si ya es molesto tener que cubrir el excusado con papel higiénico, imagínense hacerlo siempre para el caso femenino. Sarah Grossman, recientemente graduada de la Universidad de Stanford, entiende esta dificultad porque la ha padecido infinidad de veces, incluso comenta que el verano pasado, que asistió a algunos festivales de música el proyecto comenzó a tener forma y decidió que no tendría que enfrentarse a este panorama otra vez.

Stand Up es un triángulo de papel color rosa compuesto por dobleces que recuerdan a la técnica de origami. Al desplegarse se forma un embudo que permite a las mujeres mantenerse de pie al orinar, sin tener que preocuparse si se mojan una pierna o se derrama por los lados.

Claro que este producto no es una novedad, pero Grossman espera que la diferencia radique en que sea el primero que puedas encontrar en cualquier lugar, ya sea en un supermercado o en una tienda de abarrotes. La diseñadora también apuesta por su carácter de accesorio. “Quiero que cuando las mujeres lo saquen de su bolsa, no se avergüencen. Que sea algo que utilicen constantemente y hasta se presuma y recomiende”.

El tamaño ideal fue el problema más significativo en su diseño. Debe ser lo suficientemente compacto para que quepa en todo tipo de bolsos, pero sin que el orinar se vuelva una dificultad. También fue importante su estética, ya que si es agresivo a la vista podría no utilizarse. El embudo está hecho de un papel grueso y es biodegradable. Viene dentro de una bolsa y se acompaña de un instructivo de cuatro pasos para saber cómo utilizarlo.

Finalmente, Stand Up busca llegar a lugares donde las condiciones de los baños son insalubres y focos frecuentes de enfermedades, como en la India, o incluso en sitios poco prácticos, como en los baños dentro de los aviones. Grossman dice que lo más estimulante del proyecto ha sido la respuesta de las mujeres y su experiencia al hacerlo de pie.

¿Podría, entonces, haber mingitorios en los baños de mujeres e incentivar así este tipo de productos? ¿Qué opinan?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.