Música

Opinión | Pond en busca de un sonido perfecto


Por José C. Martínez / @pepe_BTMX | Febrero, 2015 

Man, It Feels Like Space Again, trae un sonido glorioso, fantástico y sinvergüenza. Sin duda, Pond nos demuestra en este material su amor por la música. Los nueve temas que componen este disco son como cualquier historia de amor que vale la pena; vuelos salvajes de fantasía y ráfagas de intensidad maniaca, son palabras que describirían este trabajo. Esclavos de sus influencias psicodélicas y alucinógenas, este material funciona de una increíble manera.

Es difícil crear algo perfecto; la falta de coherencia destaca en este material. En “Heroic Shart”, una referencia a la fina forma de tocar de la banda, comienza a través de un espacio continuo, seguido de sonidos narcolépticos, para culminar con una explosión distorsionada de tambores y una interferencia identificable. Uno de los tracks que hurta descaradamente destrozando en tres minutos el power-pop es “Elvis’ Flaming Star”.

El primer track, “Waiting Around For Grace”, es ideal para iniciar este álbum, empieza como una canción silenciosa, para transformarse en una bestia musical, descaradamente extravagante, donde los sintetizadores y la guitarra principal luchan por ser los protagonistas.

Debemos reconocer que se nota la participación de los integrantes de Tame Impala, aunque logra pasar a segundo plano cuando logran separar ambos estilos.  Parece que Pond se tambalea entre una mística natural y una combinación de resultados creados que lo hacen ver original.

Todo esto se suma a la enfática personalidad de los australianos y su capacidad para infligir en su espíritu excéntrico. Parece que este álbum es el experimento definitivo. Sin embargo, ¿adónde quiere llegar Pond con este nuevo material?, ¿son capaces de lograr un sonido perfecto? Para responder será necesario escuchar Man, It Feels Like Space Again. Se trata de un disco muy divertido, el mejor trabajo de Pond en su carrera musical o simplemente que su sonido es grandioso.