Música

Opinión | Peter Gabriel: Reviviendo el pasado


Por Pablo Cordero / @sugarskull12 | Agosto, 2014

Cuando fue publicado en 1986, So, quinto disco solista del británico Peter Gabriel, marcó un punto de ruptura en su carrera. El ex cantante de Genesis era hasta ese momento un artista de culto, respetado por la visión vanguardista que lo había llevado de ser una de las grandes figuras del rock progresivo a un pionero del empleo de sintetizadores y samplers, así como elementos de música africana y del medio oriente, dentro del contexto del rock y pop occidental. Los cuatro primeros discos del cantante (los cuales, por cierto, carecen de título) eran considerados con justicia como grandes obras maestras, pero a pesar de contar con seguidores fieles y sencillos medianamente exitosos como “Games Without Frontiers”, “Solsbury Hill” y “Shock the Monkey”, Gabriel parecía demasiado avanzado, demasiado experimental, para gozar del éxito comercial de las grandes figuras del mainstream ochentero.

Sin embargo, de la mano del irresistible sencillo “Sledgehammer” (su primer número 1 en las listas de popularidad norteamericanas, además de contar con uno de los mejores y más influyentes videoclips en la historia del medio), So se convirtió en uno de los discos más importantes de la década. Bajo la producción de Daniel Lanois, Gabriel alcanzó un sonido limpio y accesible que sintetiza y refina los experimentos sonoros de sus trabajos anteriores, aunado con la calidad superlativa de sus composiciones.

Para celebrar el 25 aniversario del disco, Gabriel emprendió la gira Back to Front, para la cual reunió a la banda que le acompañó en la gira de So (Manu Katché, David Rhodes, David Sancious y Tony Levin), además de concluir cada concierto de la gira interpretando de cabo a rabo el disco. Ahora aparece en DVD y BluRay el documento de esa gira, filmado por el director Hamish Hamilton.

Back to Front se divide en tres partes. La primera sección del concierto, acústica y sin juegos de luces, exhibe a un Gabriel vulnerable y musicalmente desnudo. Resulta notable que un artista conocido por su perfeccionismo arranque el concierto tocando una pieza nueva, “Daddy Longlegs”, que aún carece de un texto completo (“Mi esposa me pidió que les explicara esto, porque si no voy a sonar como un borracho”). Las versiones de “Come Talk to Me” y “Shock the Monkey” exhiben el soberbio andamiaje que las sostiene al ser despojadas de adornos instrumentales.

“Digging in the Dirt”.

La segunda mitad del disco, de carácter más electrónico y oscuro, es representada visualmente por un agresivo contraste entre las luces blancas y el escenario y vestuario negro. Aunque Gabriel recupera algunos de sus temas más celebres, como “Secret World” y “Solsbury Hill”, alcanza cotas más potentes en deep cuts como “No Self Control” y “The Family and the Fishing Net”. En esta sección aparece otro tema inédito, “Show Yourself”, suave balada escrita para un cortometraje del mexicano Guillermo Arriaga.

“In Your Eyes”.

En la tercera y última parte del concierto, la banda (así como las coristas Jennie Abrahamson y Linnea Olsen, quienes cubren los roles que desempeñaban Kate Bush y Laurie Anderson en el disco) interpretan So en su totalidad, ofreciendo versiones potentes de sus nueve temas que, sabiamente, varían sus arreglos a fin de no sonar idénticas a las versiones de estudio.

Back to Front es un documento imprescindible de la obra de uno de los pocos genios auténticos que ha dado el rock, y no es descabellado considerarlo al nivel de los mejores videos en vivo de la historia. Ahora sólo cabe esperar que Gabriel (quien no ha publicado un disco de material nuevo desde 2002) haya satisfecho la necesidad de revalorar su pasado y decida mirar hacia el futuro de nuevo.