Otras disciplinas

Opinión | Marta Jakubowski


Por Victor Méndez / @vichoamino

¿Qué es una colección de prendas para el diseño de modas? ¿Qué la determina? ¿Es un capricho del diseñador o tienen un por qué? Temporada tras temporada vemos pasar colecciones de un cierto número de piezas que nos hablan de algún tema o concepto, y que la mayoría de las veces no entendemos o no creemos que se formen en algo concreto. Y es que la moda es tan compleja que qué importa si tiene o no un sentido lógico, tiene la libertad de explorar. Sólo el tiempo determinará su éxito.

Una de estas colecciones, que justo dejan un halo de preguntas sin responder, presentó Marta Jakubowski, recién graduada del Royal College of Art en Londres. Una colección que sin piezas sorprendentes o cortes inusuales, atrae nuestra atención por el concepto que oculta: cinco de las piezas se encuentran unidas entre sí, un tren de prendas y telas. El inicio de este tren, es decir, la primera modelo, cuenta con una estructura metálica, un casco de metal que se inclina hacia el suelo para después unirse por el frente de la siguiente modelo que porta otro arnés metálico.

Grandes cantidades de tela que fluyen con buen movimiento(una de las piezas se construyó con 17 metros de material), una paleta poco colorida en rojo, blanco y negro, y combinaciones de materiales ligeros como el jersey o pesados como el neopreno, conforman la colección, que quedó completa con estas estructuras metálicas hechas con alambre doblado en diferentes formas.

La conexión, incluso la desconexión, le dan un concepto a las prendas y cuentan una historia, sin embargo, la ropa puede usarse como vestimenta cotidiana una vez que las piezas extras son retiradas. Pero en esto se intuye una resolución poco inteligente, porque se rompe con el concepto: una conexión que une dos o más puntos pero que es imposible usar porque depende de uno anterior u otro posterior. Entonces sería bueno cuestionarnos, ¿cómo conectarnos y a la vez no? ¿Colección es conexión? Sin el otro, ¿el otro no funciona?

La muerte de su madre fue otra de las influencias, que canalizó en un proceso de diseño donde usó una videograbadora que permitió expresar todo lo que sentía e imaginar formas, siluetas y materiales que emplearía. Y sí, algunas piezas logran reflejar cierto mutismo, normalmente el tapar la cara o utilizar elementos que la cubren puede generar inquietud para el espectador.

Sin duda es una colección, que sin ser propositiva en siluetas, materiales o colores, propone un concepto que hace preguntarnos por las conexiones dentro de la industria de la moda, y en específico dentro de las pasarelas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.