Música

Opinión | C86: Esto es Inglaterra


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

Cuando una revista musical incluye con uno de sus ejemplares una recopilación de canciones recientes (práctica común en muchas publicaciones), su objetivo normalmente no es pensar en la posteridad, sino capturar el espíritu de una escena musical en un momento específico, considerando lo fugaz y voluble que puede resultar el gusto del público dentro del mundo de la música pop. Por ello, resulta inusual el que se siga hablando sobre una recopilación de este tipo casi treinta años después de su fecha de publicación, al grado de realizar una reedición extendida de la misma, como es el caso de C86.

En 1986, el New Musical Express británico publica C86 (es decir, Cassette ’86), recopilación de 22 bandas independientes, a manera de continuación de una recopilación anterior (y mucho menos exitosa), C81. En su momento, C86 causó controversia, ya que muchos le acusaron de negarse a reconocer la creciente importancia que en ese momento empezaba a adquirir el hip hop (con Public Enemy como punta de lanza), enfocándose exclusivamente en chicos de raza blanca tocando guitarras eléctricas.

Sin embargo, el resultado final de C86 fue magnífico; una colección balanceada y visionaria de pop británico lo-fi que ha sido llamada, entre otras cosas, el nacimiento del indie, un género musical en sí misma, e incluso la mejor recopilación en la historia del rock británico.

“Velocity Girl”, de Primal Scream.

C86 difícilmente habría adquirido su reputación legendaria sin un tema inicial tan potente como lo es “Velocity Girl”, de Primal Scream. La banda, entonces desconocida, no había publicado un solo disco y estaba aún lejos de sus experimentos con el dub y la electrónica, pero con “Velocity Girl” alcanzaron en apenas un minuto y veinte segundos construir un tema inolvidable que presagia lo que sería el movimiento Britpop. Aunado con el explosivo segundo corte, “Happy Head” de The Mighty Lemon Drops, el disco arranca de manera categórica.

Pese a su consistencia, C86 de ninguna manera es un disco homogéneo, pues entre las 22 bandas existen grandes diferencias. La primera (y más grande) sorpresa en la recopilación es “Buffalo”, de Stump, agrio y disonante tema con evidentes influencias de Captain Beefheart and the Magic Band, mientras que The MacKensies y The Shrubs tocan agresivo post-punk heredero de The Fall y PiL.

Incluso los temas más melódicos y pop resultan variados, yendo desde el espíritu retro de Primal Scream y The Wolfhounds hasta el arrobador proto-shoegazer de The Bodines. The Wedding Present cierran la recopilación con “This Boy Can Wait”, vertiginoso pop con una hipnotizante guitarra rítmica.

“This Boy Can Wait”, de The Wedding Present.

Aunque sólo tres de las bandas incluyen una voz femenina, estas resultan tan eclécticas e interesantes como el resto del disco; “It’s Up to You”, de The Shop Assistants, es un precioso tema de pop lo-fi heredero de Nico y Velvet Underground, Miaow tocan un coqueto e inusual híbrido de rockabilly y pop francés, y We’ve Got a Fuzzbox and We’re Gonna Use It practican un divertido y agresivo estilo dance-punk.

Cherry Red Records ha reeditado C86 en una versión remasterizada en 3 CDs, agregando 50 bandas más a las 22 de la versión original. La mayoría de estos cortes adicionales resultan también excelentes, y podríamos extender esta reseña analizando a los más notables, pero basta con saber que C86 captura de manera insuperable el Zeitgeist del rock británico de mediados de los ochenta, una escena fértil y propositiva cuyos mejores exponentes suenan tan frescos ahora como hace treinta años.