Arte

Opinión | Arte en la era de Internet


Por Andrea García Cuevas / @androclesgc | Agosto, 2014

El arte se ha apropiado del lenguaje y la plataforma de acción que ofrece Internet para realizar ejercicios creativos o estéticos. Pero también se han desarrollado propuestas críticas que encaran las realidades virtuales que se gestan en la red, desde la forma en cómo nos relacionamos con ella hasta los secretos que esconden. A continuación cinco proyectos en esta línea.

01—We Feel Fine (2005) de Jonathan Harris y Sep Kamvar

Con herramientas de las matemáticas aplicadas a la computación y metodologías antropológicas, los ingenieros Jonathan Harris y Sep Kamvar crearon una plataforma que, durante aproximadamente 6 años, registró sentimientos humanos expresados en un sinnúmero de blogs en Internet. El sistema era capaz de rastrear entradas de usuarios con las frases “siento” y “estoy sintiendo” para registrarlas e identificar el “sentimiento” expresado en la oración (por ejemplo, tristeza, felicidad, depresión, etc.) Además, gracias a la estructura de la mayoría de los blogs, se podían obtener datos de edad, género y locación geográfica del autor. El resultado es una base de datos de millones de sentimientos humanos.

En la interface de We feel fine se puede ver las información en cientos de gráficas, estadísticas y despliegues visuales que ofrecen respuestas a preguntas como ¿qué país es el más triste o feliz del mundo?, ¿cuáles son los sentimientos más comunes de las mujeres jóvenes de Nueva York?, ¿los europeos  se siente más tristes que los estadounidenses?, etc. El proyecto, aunque sin intención, reveló la facilidad para obtener datos privados en Internet mucho antes de que Edward Snowden diera a conocer los programas de vigilancia masiva.

02—Hello World! (2008) de Christopher Baker

Concebida por Christopher Baker, Hello World! expone la interacción entre lo local y lo global como una práctica cultural contemporánea que es a la vez real y virtual. Se trata de una instalación compuesta por fragmentos de 5,000 videos —extraídos de diferentes blogs y canales de Internet— donde se pueden ver a individuos que, desde la dimensión de sus espacios privados (habitaciones, baños, cocinas, etc.), entonan al unísono sus experiencias personales. El efecto sonoro es el del ruido de Internet, aquel que es construido por los miles de usuarios que trasladan su intimidad local al escenario global de la red.

De acuerdo con Baker, la instalación explora las formas de representación en los medios de comunicación participativos, así como la obsesión del ser humano por ser escuchado, aunque sea sólo a través de la ilusión que brinda el mundo detrás de la pantalla.

 03—Wikihistoriography (2010) de James Bridel

Para el artista, escritor y teórico inglés James Bridel, Wikipedia congrega gran parte de la cultura humana. No sólo se trata de la enciclopedia digital más consultada, sino de un libro de Historia con una narrativa construida colectivamente. Con Wikihistoriography Bridel explora la construcción en memoria digital de un hecho histórico, de los vacíos o los acentos en la escritura y de la información que se acuerda compartir (Wikipedia revisa y aprueba todos los contenidos antes de ser publicados). Se trata de un ejercicio historiográfico aplicado a la información digital.

El proyecto es una enciclopedia física de 12 volúmenes realizados únicamente con información de un artículo de Wikipedia: La guerra de Irak. La información incluye argumentos sobre la pertinencia y los puntos de vista políticos, las ediciones realizadas y las que se escapan como “Saddam Hussein era un imbécil”. En conjunto, se muestran los 12,000 cambios que se realizaron al artículo en línea en un lapso de 5 años.

04—Ask Google (2011) de Emilio Chapela

¿Qué sentidos proyectan, o revelan, las búsquedas realizadas por los usuarios en Internet? La plataforma Google Search puede ser una herramienta útil para saberlo. En 2011 el artista mexicano Emilio Chapela la aprovechó para explorar el imaginario colectivo en la red. Así, la serie Ask Google muestra un listado de las sugerencias que ofrece Google cuando una frase o una simple palabra es escrita en la barra del buscador. Las sugerencias representan los términos más buscados y, a su vez, reflejan los intereses, preocupaciones y opiniones de la comunidad de Internet.

Los resultados parecen ser respuestas a preguntas como ¿qué piensa el mundo de… China? Desde el pensamiento colectivo, Google contesta: “China está tomando el mundo”, “China es comunista”, “China es el país más grande del mundo”, y un etcétera infinito. Pero la jerarquía de importancia es relevante: muestra una escala de valores sobre la concepción del mundo.

05—Droping the Internet (2014) de Aram Bartholl

Por más de ocho años, Aram Bartholl ha cuestionado la relación entre las culturas virtual y real a través de proyectos artísticos que, gráfica o conceptualmente, retoman el lenguaje y los fundamentos básicos de Internet. Inspirado en el proyecto Dropping a Han Dynasty Urn (1995), donde Ai Weiwei establece una ruptura con las tradiciones opresivas del pasado, el performance más reciente del artista alemán, Droping the Internet, es un comentario crítico sobre los ideales —ahora fracturados— del Internet como un medio democrático, seguro y libre.

La idea del proyecto surgió después de que, en 2013, Edward Snowden revelara información clasificada sobre los sistemas de vigilancia realizados a través de Internet. Después de las declaraciones, la noción de Internet se transformó por completo. Hoy en día, la paranoia alcanza el terreno de lo virtual.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.