Otras disciplinas

Instruments: Reimaging the music room


Por Victor Méndez / @vichoamino

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la pasada feria de diseño en Milán, el Salone del Mobile, en abril pasado, se presentó un proyecto con una línea narrativa muy singular: la exploración del paisaje sonoro que existe dentro de una casa. El sonido implica una vibración de un cuerpo. Y aunque se asocia con lo audible, las ondas elásticas que se propagan no siempre producen un sonido perceptible al oído humano. Y de esto da cuenta Instruments: Reimaging the music room, que reconoce las presencias sonoras intangibles dentro de un espacio arquitectónico a través de acciones cotidianas, en espacios y con objetos que nos rodean diariamente.

La exposición compuesta de varias piezas fue construida por un grupo de diseñadores estudiantes de la Maestría en Arquitectura Interior y Diseño Minorista (MIARD, por sus siglas en inglés) del Piet Zwart Institute de la Universidad de Rotterdam. Además, Instruments forma parte de una triada de proyectos que comenzó en el 2012 con la exposición Fabrikaat, productos que revaloran el jardín desde procesos artesanales; y después continuó Alterated Appliance en 2013, que toma a la cocina como espacio de trabajo y propone algunos productos que cuestionan el papel de los electrodomésticos. Estas tres exhibiciones exploran los materiales, su fabricación y sus aplicaciones en un contexto doméstico.

Reimaging the music room son cinco proyectos que requieren que el usuario se desprenda de lo que hasta ahora cree conocer y desarrolle la capacidad de reconocer al espacio doméstico como un espacio sonoro. La experiencia que se genera busca una alternativa racional en algo que de principio no podría serlo.

Auscultable, diseñado por Iulia Circei y Sina Steiner, es un dispositivo oculto que emite los sonidos que el corazón produce; la idea es revelar la fragilidad de la vida a través de sus latidos. Domestichordophone es otro de los productos dentro de la exhibición y es un armario con las características musicales de un instrumento de cuerda; fue concebido por Savvas Lazaridis y Eglė Jacinavičiūtė. Obsessive Cleaners de Bianca Yousef y Kleoniki Fotiadou son cinco mecanismos de limpieza que mejoran esta experiencia y que crean un mini paisaje sonoro, además hay que decir que estos productos limpian hasta los rincones más difíciles. Natalie Konopelski y Marcos Busani crearon Sonic f.lux, luces que cambian la percepción visual por una auditiva; es una experiencia audiovisual que funciona por medio del sonido que se concentra en el espacio. Y por último, The Paperscape de Albina Aleksiunaite y Devika Mirawitani, una instalación que asocia al sonido con el movimiento del aire; proponen el sonido que hacen las cortinas como un ejemplo de este movimiento.