Arte

INELUCTABLE MODALIDAD DE LO VISIBLE


Por Andrés Reyes / @MrIntra 

the_dog_01

“Ineluctable modalidad de lo visible: al menos eso si no más, pensado con los ojos. Marcas de todas las cosas estoy aquí para leer, freza marina y ova marina, la marea que se acerca, esa bota herrumbrosa. […] Cierra los ojos y ve.”

James Joyce, Ulises, 1922.

 

De la misma manera que Joyce invitó a sus contemporáneos a mirar el mundo desde una nueva perspectiva que se distanciaba de los cánones establecidos tiempo atrás; la exposición del artista polaco Wojtek Ulrich, nos invita a repensar,  reinterpretar y transgredir el espacio museístico fuera de su contexto primigenio, generando así sentidos alternos tanto del sitio como de su obra. Bajo esta premisa se presenta la exposición Ineluctable modalidad de lo visible en el Ex Teresa Arte Actual, muestra que busca acentuar y explotar las tensiones dadas a partir del contraste generado por la exhibición de arte contemporáneo en un marco arquitectónico barroco del siglo XVII.

Es justo por el origen religioso del ex templo de Santa Teresa la Antigua, que Ulrich seleccionó el lugar para ser la cede de su primera exposición individual en nuestro país pues, siendo característico de su obra el acentuar las tensiones generadas en los procesos de presentación artística a partir del binomio arte-espacio, según Irving Domínguez, curador de la muestra, lo que busca es evidenciar que la religión y el arte actual ya no tienen vínculo alguno. Consecuentemente, al resignificar el espacio con la obra del polaco, ésta emerge con un nuevo sentido paralelo; por lo que las instalaciones insertas, algunas hechas ex profeso para esta exposición y otras más del portafolio del artista, devinieron en intervenciones espaciales in situ, lo que altera y expande el horizonte interpretativo de las mismas. Si bien me parece un tanto redundante querer enmarcar un contraste que es por sí mismo evidente en el Ex Teresa (en tanto plataforma de arte actual dentro de un ex templo); sí me parece aplaudible la manera en que el focalizar dicho contraste, parafrasea el concepto mismo de museo de arte contemporáneo, en el arte debe ser confrontado con el espacio establecido para privilegiar el discurso estético a través del diálogo entre estos.

De entre las piezas exhibidas, yo destacaría principalmente dos: Doble fondo (2013) y The Dog (2011). La primera es una intervención de la nave central, la cual, a través de una plancha de cemento que se levanta sobre la superficie del suelo inclinado del recinto, establece una analogía que realiza una fuerte crítica  institucional a las viejos organismos sociales que se están hundiendo dentro las ideologías contemporáneas. La segunda es una videoinstalación en la que se puede apreciar el cadáver de un puerco crucificado que es devorado y desmembrado por tiburones. A mi parecer solo faltó que ésta fuera proyectada en donde alguna vez estuvo el retablo del ex templo para que la metáfora tomara voz por sí misma y verdaderamente transgrediera el espacio, no obstante, el grado de sublimidad durante la contemplación de la obra es innegable.

La exposición estará presentándose hasta el primero de diciembre, por lo que recomiendo acudan pronto al Ex Teresa Arte Actual y juzguen por ustedes mismos.