Otras disciplinas

Ex-tasis de Tania Pérez-Salas


Por Rosa Castillo

 

 

Ex-tasis, trata de la separación cada vez más inminente entre mente y cuerpo: “la vida moderna y los sistemas actuales nos han adiestrado a funcionar a toda cosa, olvidándonos de confiar en nuestro instinto, alejándonos de nuestra naturaleza brutal, llevando al cuerpo a perder comunicación con la mente […] Quisiera expresar la enorme necesidad que tengo de escucharme desde otra perspectiva. Una perspectiva que… [pueda] recuperar la satisfacción y el placer de algunas de mis necesidades básicas como los sueños que se tienen al dormir y los mensajes que el cuerpo tiene para la mente”.

Tania Pérez-Salas es una de las coreógrafas más reconocidas que tenemos en nuestro país, se ha presentado en los festivales de más prestigio del mundo  como el Festival de la Danza Latinoamericano en Montreal, el Festival  Internacional del Centro Histórico de México, la Biennale de la Danse de Lyon, Francia,  el Festival de Oriente-Occidente de Italia, el Festival Internacional Cervantino, Fall For  Dance Festival del New York City Center Theatre, The Jacob´s Pillow Dance Festival,  Festival de Solos y Duetos de Venezuela, Festival Internacional de Shanghai, en China,  Galway Arts Festival, en Irlanda, y Festival de Danza de Tel-Aviv en Israel.

Si nombro todos sus logros internacionales no es con el afán de presumir su carrera ni de adjudicarle importancia como si se tratara de adquirir trofeos internacionales, sino para ver el contraste que ha tenido su reconocimiento internacional contra las posibilidades que México le ha brindado.

En México es imposible vivir de la danza sin tener que pelear día a día por sobrevivir para a penas cubrir los gastos de luz y teléfono, ya lo hemos comentado con el icónico ejemplo de la compañía de Gladiola Orozco y Michel Descombey, Ballet Teatro del Espacio. En diversas entrevistas Tania comenta la grave situación que implica tener una compañía —con bailarines de talla internacional— en México.

A pesar de que su trabajo es reconocido a lo largo del mundo, Tania siente claramente un rechazo del gremio dancístico quien rechazó tres veces consecutivas los proyectos: “sí siento que el rechazo ha sido también una de las partes dolorosas de mi carrera. Hace poco me citaron para que supiera yo lo que había dictaminado el jurado del FONCA sobre mi última solicitud para ingresar al Sistema Nacional de Creadores y me afectó mucho […] y es ahí cuando me doy cuenta que es imposible mantener una compañía así, es un esfuerzo descomunal y se requiere tener una agenda muy grande de funciones y la verdad es que aquí en México las oportunidades de bailar son muy pocas”[1]

Para mantener una compañía de danza en nuestro país hay que hacerle de coreógrafa, bailarina, gestora, contadora, productora, iluminadora, negociante, vendedora, en fin, luchar día con día para sacar el gasto cotidiano, hasta que ya sea por una u otra razón las compañías se cansan y dejan de hacer luchar y, por ende, dejan también la danza.

[1] Rosario Manzacno, Tania Pérez-Salas en “Pasión en movimiento”, 20 de junio de 2012. Reportaje especial. Revista Proceso.