Arte

Bus:Stop, arquitectura pública y natural


Por Andrea García Cuevas / @androclesgc

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Krumbach el espacio público convive de manera armónica con el paisaje natural. Se trata de una ciudad pequeña en Austria, donde la arquitectura aparece como uno de sus principales atractivos turísticos. Su atmósfera pintoresca hace posible que la cualidad de lo público como espacio de expresión tenga un carácter más bien estético. De ahí que sea posible la ejecución de proyectos como Bus:Stop Krumbach, donde se puede jugar con las formas de la arquitectura con fines estéticos.

Bus:Stop es una iniciativa de KultureKrumbach, asociación que reunió a siete arquitectos internacionales para diseñar paradas de autobuses que indirectamente intervienen el entorno verde. Los participantes, Sou Fujimoto, Wang Shu, Alexander Brodsky, Rinata Eggertsson Architects, Achitecten de Vylder Vinc Taillieu y Ensamble Studio, tuvieron como única restricción crear una parada-refugio que estableciera un diálogo con la gente, con el contexto circundante y con la cultura local.

Las propuestas de Sou Fujimoto, Wang Shu y Esamble Studio destacan por su diseño y su función. El resultado: arquitecturas escultóricas y habitables.

—Sou Fujimoto

El arquitecto japonés se mantiene fiel a su noción de la arquitectura como paisaje. Su diseño semeja un bosque con troncos transparentes que pueden ser escalados por el usuario para observar vistas panorámicas de Krumbach. El juego creado por las columnas traslúcidas permite fusionar el carácter artificial de la arquitectura con el orden natural del entorno. Una característica propia del trabajo de Fujimoto.

—Wang Shu

El arquitecto ganador del Premio Pritzker, Wang Shu, aprovechó la madera y artesanía local para construir una cámara plegable que, desde su perspectiva, se caracteriza por «la simetría, la estática y la luz». Como en la mayoría de los edificios diseñados por Wang, la parada de autobús interpreta formalmente la tradición del lugar. Así, el diseño proyecta símbolos de la arquitectura y la naturaleza local a través de la simetría presente en la estación.

—Ensamble Studio

La estructura del despacho español es, quizá, la más rústica. La razón: Ensamble experimentó con una técnica local que consiste en apilar tablones de madera seca para construir graneros. El proceso le permitió crear una composición casi primitiva y alejada del artificio.

Los siete diseños para Bus:Stop se montarán alrededor de la ciudad de Krumbach en los próximos meses.