Música

WIRE: LA PERMANENCIA DEL CAMBIO


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

 

Una de las muchas bandas que publicó su primer LP durante el vertiginoso Año Cero del punk británico (1977), Wire nunca alcanzó la popularidad de, por ejemplo, Sex Pistols o Joy Division, pero su influencia sobre generaciones posteriores es comparable. Sus ritmos acelerados, brevísimas canciones, estructuras relativamente complejas y sobre todo la atmósfera nerviosa y opresiva que generan sus grabaciones son responsables de codificar lo que hoy entendemos por post-punk y new wave. Su importancia puede observarse en el hecho de que bandas tan disímiles como R.E.M., My Bloody Valentine, Big Black, This Mortal Coil y Low han grabado covers de Wire.

 

“Doubles & Trebles”, primer tema del nuevo disco de Wire, derivado de su canción “Ally in Exile”

 

Después de publicar tres discos prácticamente perfectos (Pink Flag, Chairs Missing y 154) entre 1977 y 1979, el cuarteto se disolvió, dejando como legado un extrañísimo trabajo, Document and Eyewitness (1981). Disco doble grabado durante el último concierto de Wire, compuesto casi en su totalidad por temas nuevos, se trata de la obra más difícil de su discografía. En contraste con los arreglos breves y disciplinados que hasta entonces les caracterizaban, las canciones esbozadas en Document and Eyewitness son largas, disonantes, en apariencia inacabadas, lo cual se magnifica por la baja calidad de la grabación. La banda se reuniría en 1987 (con un sonido más cercano al synth-pop) y, por tercera y hasta ahora definitiva vez, en 2000, pero el fascinante e impenetrable Document and Eyewitness parecía destinado a ser un vistazo distorsionado e incompleto a lo que hubiera sido el cuarto disco de una de las bandas más importantes de su época.

 

“5/10”, de Document & Eyewitness

 

Más de tres décadas después, Change Becomes Us, decimotercer disco de la banda, intenta recuperar ese periodo oscuro en la historia de la banda. Nueve de sus trece canciones parten de temas registrados en Document and Eyewitness. Sin embargo, dista de ser un trabajo nostálgico. Change Becomes Us es claramente obra de un Wire más maduro; los tempos son menos febriles, las guitarras más musculosas, la garganta de Colin Newman un poco más libre de la tensión estranguladora de antaño. Las canciones, a su vez, no son simples regrabaciones en alta fidelidad; los arreglos y textos presentan tantos cambios que el resultado final es algo totalmente nuevo (resulta significativo que ninguna de las canciones conserva el título de la pieza de la que se origina). Por ejemplo, “Zegk Hoqp” (del disco de 1981) era un cántico dadaísta que hace imaginar a The Residents palomeando con un ensamble de percusionistas africanos, mientras que la pieza de él derivada en Change Becomes Us, “Re-Invent Your Second Wheel”, es una hermosa y exuberante balada shoegazer. De igual forma, la aullante y atonal “Eels Sang Lino” da pie a un vibrante tema casi pop, “Eels Sang”.

 

“Re-invent your Second Wheel”, tema cantado por el bajista Graham Lewis

 

Change Becomes Us es un disco lleno de contradicciones; un disco nuevo a la vez que antiguo, un homenaje a una obra a la cual reestructura sin ninguna reverencia. Es también una obra maestra, el mejor disco de la etapa reciente de Wire. El cambio les sienta bien, y sólo cambiando pueden seguir siendo ellos mismos.