Arte

Top 6: Documentales de música electrónica en Alemania


 

Aprovechando el lanzamiento directamente a DVD del documental We Are Modeselektor (Romi Agel y Holger Wick, 2013) dedicado al famoso dúo de techno-glitch formado en Berlín durante 1996 por Gernot Bronsert y Sebastian Szary, vale revisar otras películas enfocadas en la influencia que ha ejercido en las últimas dos décadas Alemania al mundillo de la música electrónica y a la sub-cultura clubber. Aquí un top seis al respecto:

 

1. DNB 1996 (Minou Op Den Velde, 1996, Alemania).

Rarísimo documental transmitido en televisión dentro de la serie Lola Da Musica, el cual indaga en los orígenes del drum & bass y del jungle, entrevistando a artistas como Photek Source Direct o Squarepusher mientras que se encuentran en sus respectivos procesos creativos; paralelo a que se cuenta como este par de géneros, tuvo su impacto en los ghettos multirraciales, primero en Inglaterra y posteriormente gran parte del mundo.

 

 

2. 196 BPM (Romuald Karmakar, 2003, Alemania).

Primera parte de la trilogía conceptual de Romuald Karmakar, acerca de la masificación de la música electrónica en el país europeo. Como sería una constante en el resto de sus películas, el director pone la cámara fija en un punto específico, casi no habrá cortes, esto para registrar la actividad del ahora ya fenecido festival Love Parade en la edición del 2002, teniendo como figura central a Helmut Josef Geier, mejor conocido a nivel mundial como DJ Hell.

 

 

3. Feiern (Maja Classen, 2006, Alemania).

Feiern significa “fiesta” en alemán, nombre apropiado para este documental que se interesa en Berlín como el epicentro del desarrollo que el techno (y todas sus ramificaciones) ha experimentado: sus antros más representativos (Berghain, Watergate, Robert Johnson, Panorama Bar), sus artistas más apreciados (Ricardo Villalobos, Luciuen Nicolet, André Galluzzi y un largo etcétera) y su público el cual semana tras semana revienta como si no hubiera mañana (alcohol, estupefacientes varios y sexo promiscuo incluidos).

 

 

4. We Call It Techno! (Maren Sextro y Holger Wick, 2008, Alemania).

Registro histórico donde los haya, debido a que este tiene como punto de partida el Verano del Amor berlinés de 1991 y un periodo clave (de 1988 a 1993), presentando material de archivo hasta ese momento inédito, de las primeras fiestas y los incipientes eventos a gran escala; cuando los fans decidieron dejar de ser sólo eso, y se convirtieron en DJ’s, promotores o dueños de algún club. El resto, ya es conocido.

 

 

5. Berlin Calling (Hannes Stöhr, 2008, Alemania).

Ficción protagonizada por el DJ Paul Kalkbrenner, en el cual interpreta una versión caricaturizada de sí mismo, un productor cuyo éxito en los festivales europeos, el talento empleado para la grabación de su nuevo álbum y sus relaciones tanto con su novia-manager-niñera húngara bisexual; así como con la dueña de su disquera, se ven opacados por su adicción a cualquier droga que llegue a sus manos, hasta colapsar y ser internado en una clínica dirigida por una estricta doctora que lo confrontará: ¿seguir con su ambicioso disco o sumergirse en la mediocridad que dicta el mercado musical?

 

 

6. Totally Wired (Niamh Guckian, 2009, Inglaterra).

Documental que visita Schneider’s Buero, taller de experimentación-centro de reunión-tienda-despacho de Andreas Schneider, un obsesionado con la tecnología análoga, el cual está encriptado en el tiempo, como si siguiera viviendo en la Alemania comunista, recuperando y restaurando todo tipo de instrumentos y parafernalia; transformándose en referencia obligada para artistas como Junior Boys o Daniel Miller, cuando han querido crear nuevos sonidos en sus estudios y no hallan la manera de generarlos.

 

 

– Alberto Acuña Navarijo