Otras disciplinas

Top 6. Las bailarinas más excepcionales de la historia


Ser bailarina de ballet requiere disciplina y, a veces, sacrificios físicos y sociales: tener una dieta rigurosa, ensayar todos los días. Destacar en el cuerpo de baile de una compañía profesional y conseguir ser solista exige más horas de trabajo y ciertas cualidades interpretativas. Llegar a primera bailarina es un desafío, además de la técnica se necesita mucho carisma y cumplir estrictamente con los estándares de belleza que la danza impone. Lo excepcional es escalar hasta ser prima ballerina assoluta, el máximo peldaño en la jerarquía del ballet. Solo once de ellas lo ha conseguido en todo el mundo.

Por Silverio Orduña

 

1. Alicia Alonso. Nacida en Cuba, es uno de los iconos del ballet mundial. Sus personajes de Giselle y Carmen son los más famosos. Bailó excepcionalmente aún con los problemas de ceguera que padecía. Consiguió el nombramiento de prima ballerina assoluta en 1959.

 

alicia alonso

 

2. Maya Plisétskaya. Bailarina rusa que destacó con su rol doble al interpretar a Odile y Odette en El Lago de los Cisnes. También bailó para Maurice Béjart como protagonista de su Bolero, con música de Ravel. Se le otorgó el título de prima ballerina assoluta en 1960.

 

maya

 

3. Pierina Legnani. En 1893 esta italiana fue nombrada por el maestro y coreógrafo Marius Petipa como la máxima bailarina en Europa, convirtiéndose en la primera en obtener el título de prima ballerina assoluta.

 

Pierina_Legnani

 

4. Alessandra Ferri. Trabajó para el Royal Ballet, el American Ballet Theatre y La Scala de Milán. En 1992 logró ser la segunda bailarina italiana en conseguir el nombramiento de prima ballerina assoluta. Bailó con Rudolf Nureyev, Mikhail Baryshnikov, Julio Bocca, entre otras estrellas.

 

Alessandra-Ferri

 

5. Alicia Markova. Realizó giras internacionales con los Ballets Rusos de Montecarlo, la compañía del empresario Sergéi Diágilev. Originaria del Reino Unido, su apellido original era Marks, pero Diágilev lo “rusificó” para equipararla con las grandes bailarinas rusas. En 1933 alcanzó el honor de prima ballerina assoluta.

 

alicia_markova 

 

6. Mathilde Kschessinska. Después de que Lagnani introdujera los 32 fouettés al ballet de Cenicienta, un reto técnico para las bailarinas hasta nuestros días, la rusa Kschessinska asumió el reto y lo logró. En 1906 se convirtió en la segunda prima ballerina assoluta de la historia.

 

Mathilde_Kschessinska_Esmeralda