archivo

Textos bentónicos: 7/z-da-88-MIT->2ª, por Víctor Palacios


Octubre, 2017

Rubio maravilla encerrada en Boy Scout. Pepino quiere taparse los ojos ante la menor pero el abanico es albo y el viento causa impresión de panal. Dinosaurio de miembros. Superdotada la mujer marca zonas de juego. El internet mata la escapada. Idea genial y novedosa que resbala cual mensaje por la cara. Tarde es cuando para los extraños abres las extremidades. Cara. Cosa es la cara.

¿Qué necesidad de macarrón?

Un ramo de montaña bastaría para burlar la racha de preguntas profundísimas. Poco a poco te has vuelto cara a cara… cara. Rucio hubiera sido estrella o mar de aceites en tus tetas. No obstante, mareas al grandulón con una dosis de virtualidad. Si solo un trozo de esa celda tuviera corriente… él contigo sería una droga al alcance de primeras planas, de mermeladas bravas. Maravillas, bajo llave y pica. Pero como la Buena España eres cara. Jeta y nalgada, colegial pernada y par de gracias. Sobresaliente forja.

Colorantes, el efecto Coriolis. Abisales. En treinta y cuatro años más cinco entre virgos hablaron de su próxima consigna: “El pueblo rata y dedales quiere. Bordonearemos juntos hasta conseguirlo”.

Fragmentos de hierro sobre los dibujos no recuerdas si algunos todavía calientes o siempre así. A la sala el piso da una luz rosada que resulta ambiente. Espacio menos cúbico.

Pelos humanos armas.

Basuras. En tierra árida. La cerveza tiene menos cara. Erótico de raya en medio, hilera de mosaicos y el fauno tras el roble observa mientras ella, desde la cama, le obsequia una manada de penetraciones . El techo, ese, es un elemento del propio museo. El hotel es de hueso. De barro la orgía.

¿Qué necesidad de fabricarlo en aquel sitio?

Otra y otra vez ahí cuando el mundo es fondo vasto y generoso. Tal vez por ello no hemos logrado rentar ningún espacio a la intemperie, tal vez por ello nada de fotos. Animales.

¿Qué puedo aportar?

Palma extendida, un amable custodio femenino me señala el camino al texto. Lo sabe, el juego está en la mente telefónica, en la saliva pastosa y en la inconmensurable cuadricula fallida, violada. Cama sobre lengua.

¿Por qué las mismas?

¿Joyas? El Presidente ofrece al otro Presidente. Muritos de paz el responsable artista obsequia a la comunidad. Ésta reflexiona y reflexiona sobre lo injusto e inaceptable y al hacerlo mejora su ánimo… la esperanza vuelve a ser mantenimiento, batería consistorial.

Imagen: Cortesía del autor.

——

Víctor Palacios es Jefe de Artes Visuales de Casa del Lago Juan José Arreola (UNAM). Ha trabajado como asiste curatorial en el Museo Tamayo, en Sala de Arte Público Siqueiros y en la Bienal Manifesta 5. De 2005 a 2007 fue curador independiente en Barcelona. Asimismo, se desempeñó como curador en jefe del Museo de Arte Carrillo Gil y curador del Museo de Arte Moderno. Es cofundador de Materia de dibujo / Drawing issues. Desde el 2016, es docente de asignatura en La Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”.