Arte

TESORO NAZI


Por Andrés Reyes / @MrIntra

Es sabido por todos que durante el periodo en que los nazis estuvieron en el poder en Alemania, estos acumularon un enorme tesoro económico y material a partir del decomiso de bienes judíos. Lo que no nos imaginábamos es que parte de dicho tesoro fuera descubierto accidentalmente mas de setenta años después en una redada fiscal por evasión de impuestos. Se trata de una colección de mas de mil cuatrocientas pinturas que se creían perdidas y de las que ni si quiera existe registro alguno. El descubrimiento fue hecho durante una investigación fiscal por parte de las autoridades hacendarias alemanas durante el 2011, pero el caso fue divulgado públicamente hace algunos días por la revista alemana Focus, quienes develaron que Rolf Nikolaus Cornelius Gurlitt de ochenta años fue el encargado de ocultar la colección en su departamento.

Cornelius es hijo de Hildebrand Gurlitt (1895-1956), un importante y reconocido historiador de arte, quien irónicamente, después de haber sido retirado de sus deberes por exhibir -arte degenerado- (arte moderno) durante la década de los treintas, fuera uno de los escogidos por la “Comisión de explotación de arte degenerado” para convertirse en uno de los cuatro distribuidores de arte oficiales del tercer Reich. Por lo que durante el mandato de los nazis, se encargó de comerciar con las obras de arte confiscadas a judíos. Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, declaró que todas las colecciones que él resguardaba fueron destruidas por los aliados durante los bombardeos de Dresde en febrero de 1945, con lo que según él, evitó que fueran robadas por los rusos.

El gobierno alemán ha aceptado haber mantenido en privado el asunto por miedo al caos que se pueda generar con respecto al reclamo de las obras. No obstante Cornelius Gurlitt ha declarado que hará todo lo que esté en sus manos por mantener la colección que heredó de manos de su padre.

Hasta ahora se han dado a conocer solo algunos nombres de los artistas que conforman la colección de Gurlitt, entre los que destacan Marc Chagall, Otto Dix, Pablo Picasso, Emil Nolde, Henri Matisse, Paul Klee, Oskar Kokoschka, Franz Marc, Max Beckmann y Ernst Ludwig Kirchner entre otros. En conjunto se cree que la colección podría valer más de mil trescientos cincuenta millones de dólares. Reinhard Memetz, jefe de la fiscalía, señaló que las obras están en perfecto estado y se comprometió a publicar algunas fotos de las obras recuperadas en el transcurso de los próximos días.