Arte

Sala de Arte Público Siqueiros


Por José Olivera / @jose_olivera

La Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS) presenta Perfil de la mujer peruana (1980-1981) de Teresa Burga y Obliteraciones (1939-2014) de Fritzia Irizar, como marco para dar inicio al programa de exhibiciones 2014. A partir de la práctica artística, las dos artistas se han comprometido con problemáticas inmediatas cada una en su contexto particular. Con esto la SAPS busca la recuperación de figuras históricas latinoamericanas como referentes para la práctica contemporánea, por medio de una serie de proyectos de investigación.

Perfil de la mujer peruana inicialmente fue un proyecto realizado en colaboración con la psicóloga peruana Marie-France Cathelat durante 1980-1981. Fue presentado en el I Coloquio de Arte No-Objetual y Arte Urbano en Medellín, Colombia; así como, en una exhibición en el Banco Continental en Lima, Perú, posteriormente, se publicaría un libro con toda la investigación. Para Teresa la obra de arte debe de centrar su preocupación en la información y los procesos derivados de ella, una “obra abierta”; de ahí, que la participación en el proyecto deja que terceros sean los encargados de ejecutarlo, como fue en el año de 1981, donde los colaboradores llevaban registro de los datos por medio de un quipu; maniquíes que confrontaban la imagen femenina estándar versus la antropometría promedio de la mujer peruana.

En esta ocasión el proyecto realizado para la Sala de Arte Público Siqueiros, consiste en la realización de una producción escultural a partir de un boceto que había sido parte del proyecto Perfil de una mujer peruana. El boceto es una esquematización de los órganos reproductores femeninos, imagen icónica del proyecto.

Obliteraciones (1939-2014), es una selección de siete piezas presentadas en la galería de la Sala de Arte Público Siqueiros, en conjunto con una intervención concebida para el Proyecto Fachada de la SAPS. Los proyectos engloban procesos y acontecimientos sucedidos dentro del periodo de 1939-2014, vinculados con mecanismos de obstrucción o cancelación de información en la práctica artística, que aluden a la consolidación/preservación del poder por medio de estrategias sociopolíticas.

La intervención consiste en una réplica del mural Retrato de la burguesía de Siqueiros, realizado en 1939, para posteriormente convertirla en confeti y lanzarlo durante la inauguración de la exposición para convertirlo en un mural ilegible. La exhibición hace referencia a la expresión “al pueblo pan y circo”, el temor —el ruido de los cañones donde es lanzado el confeti–, y la fiesta —ambiente festivo que se generar a partir de ver miles de pedazos de papel volar sobre nosotros—. Para la artista son procesos de legitimación discursiva en el arte que se ven reflejados en la política, a su vez permite la apropiación y la reelaboración como estrategia creativa.

Las siete piezas mostradas en la galería fueron realizadas entre 2002 y 2012; las piezas buscan la participación de distintos públicos por medio de la generación de estrategias, donde los valores simbólicos de lo económico, psicológico, mítico y los deseos provoquen un intercambio. Irizar, mantiene que los valores simbólicos son tan frágiles como los acuerdos sociales que los sostienen, de ahí que a partir de alusiones a mecanismos del sistema del arte confronta los procesos en que se valora y se “venden” estos procesos al gusto y consumo de unos cuantos.

Perfiles de la mujer peruana (1980-1981) de Teresa Burga y Obliteraciones (1939-2014) de Fritzia Irizar estarán expuestos hasta el 20 de abril en la Sala de Arte Público Siqueiros.