Arte

RUIDISMO CITADINO


Por Andrés Reyes / @MrIntra

A veces solemos pensar erróneamente que el arte sonoro es de las manifestaciones artísticas más recientemente, sin embargo, tiene sus inicios en los primeros años del siglo XX; específicamente, en los preceptos de los artistas del Futurismo, quienes aplaudieron la radio como innovación tecnológica que advertía un futuro prometedor. Sólo hay que releer el manifiesto futurista El arte del ruido del artista y compositor italiano Luigi Russolo (1885-1947), en donde señaló que “el ruido triunfa y domina soberano sobre la sensibilidad de los hombres.”; esta frase refiere claramente a que los futuristas apelaron a opciones musicales alternas a la llamada música clásica que dominaba el panorama de la época.

“Hoy el arte musical, complicándose paulatinamente, persigue amalgamar los sonidos más disonantes, más extraños y más ásperos para el oído. Nos acercamos así cada vez más al sonido-ruido”,  señaló Russolo. Este ruidísmo al que refiere el italiano, no pudo haber sido aceptado por el público del siglo XIX, pues estaba acostumbrado a una delicadeza sonora que ni el mismísimo Wagner llegaba a violar; sin embargo, las audiencias modernas del siglo pasado que comenzaban gradualmente a acostumbrarse a lo novedoso y diferente del círculo restringido de sonidos puros, aceptaron plenamente el arte del ruido.

De esta manera el arte sonoro se apartó conceptualmente de la música como una manifestación artística, diferencia que hoy en día está cada vez mas diluida por la ambigüedad de la música contemporánea en la que todo es permitido. Bajo este marco,  parte el Ciclo de Proyectos de Música Contemporánea, en donde se presentó el Ruido Minado de Hugo Grob en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo. La pieza buscaba reflexionar en torno al ruido generado por la cotidianeidad de la ciudad de México como registro de nuestro tiempo. Pues según el autor, por medio del registro del espectro sónico puesto en la práctica vital del día a día, se genera un saber colectivo, una episteme que refleja el corazón mismo de nuestra cultura a través de las expresiones sonoras. En consecuencia, a partir del ruido, como lenguaje sonoro-musical, que la obra se construye y constituye en un medio de comunicación al que debiéramos familiarizarnos como habitantes de esta ciudad. El Ciclo de Proyectos de Música Contemporánea fue llevado a cabo entre los meses de marzo y junio de este año, y como parte del mismo, se presentaron los Fucking Dogs Redux, Bang Bang Chicken Band, El mal tercio, Samuel Piña Trío + 1, y Moots; todos estos, proyectos que fusionan la música contemporánea y el arte sonoro.