Arte

Roy Lichtenstein regresa a París


 

“Oh, Jeff… I love you too… but…”, dice una atractiva chica rubia, con ojos azules desilusionados, mientras sostiene el auricular del teléfono. Esta escena extraída de una historieta es una de tantas que forman parte de la obra del artista estadounidense Roy Lichtenstein y que ahora se presentan en el Centre Pompidou de la capital francesa.

 

http://www.besmartinparis.com/home

 

Después de 30 años, Lichtenstein regresa a París con una retrospectiva que explora vertientes poco conocidas de su obra.  Aunque es considerado uno de los principales representantes del arte pop junto con Andy Warhol, también se sitúa como uno de los primeros artistas posmodernos.

 

http://www.tate.org.uk/art/artworks/mapplethorpe-roy-lichtenstein-ar00217

 

Con una técnica muy particular caracterizada por el uso de puntos y de colores primarios —azul, amarillo y rojo—, Lichtenstein retomó los objetos de consumo de la sociedad de los años 60, como los cómics, y se los apropió de forma irónica. Atrás quedaron las duras críticas de la época en que el norteamericano comenzó su trabajo por retomar viñetas de historietas y plasmarlas en obras de arte. ¿Quién podría olvidar el cuadro donde Donald y Mickey se encuentran en un muelle pescando y de pronto el primero dice: “Look Mickey, I’ve hooked a big one!!”?

 

http://purple.fr/diary/entry/roy-lichtenstein-exhibition-at-centre-pompidou-paris

 

La exposición Roy Lichtenstein, organizada por el Tate de Londres y el Art Institute de Chicago junto con la colaboración del Centre Pompidou, es un recorrido artístico por 124 cuadros, esculturas y estampados del estadounidense. Su trabajo es un entramado de referencias y reinterpretaciones de otras obras y artistas como Matisse, Picasso y Mondrian. Entre las piezas de esta retrospectiva se encuentra La Catedral de Rouen que es una alusión a la serie del mismo nombre del pintor Claude Monet.

 

http://thatsg.com/category/mass-communications/

 

A partir de 1965 su obra tomó otra dirección y es precisamente esta parte  de su trabajo la peculiaridad de la exposición, que se puede observar en las salas “Una especie de sentimiento sobre Matisse”, “Desnudos: la separación entre la realidad y la convención artística” y “Una versión impresa del Zen”, donde se abordan temas como la naturaleza muerta, el desnudo y el paisaje. Se podrá disfrutar de esta primera retrospectiva francesa dedicada a Roy Lichtenstein hasta el 4 de noviembre.