Arte

Robert Doisneau


Por Monserrat Garduño Hernández / @junerainbowns

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El fotógrafo debe ser absorbente como un papel secante, dejarse penetrar por el momento poético.

Robert Doisneau

Durante su larga trayectoria como fotógrafo, Robert Doisneau, conocido como “el pescador de imágenes”, ha sido aclamado mundialmente debido a su particular forma de retratar a la sociedad parisina en la época de la postguerra. Su trabajo versó en las yuxtaposiciones divertidas, espontáneas y humanistas, que tenían como objetivo hacer al observador parte de las historias que él retrataba.

Nació en Gentilly, Francia en 1912. En su juventud tuvo una formación como litógrafo y grabador para posteriormente iniciarse de manera autodidacta en el mundo de la fotografía al analizar detenidamente las instrucciones de las cajas de emulsión para revelar. En 1931 tuvo la suerte de conocer al artista surrealista André Vigneau y desempeñarse como su asistente mientras profundizaba sus conocimientos en fotografía.

Robert Doisneau trabajó como fotógrafo publicitario para marcas como Renault y Vogue y retrató a grandes celebridades como Pablo Picasso, Alberto Giacometti, Jean Cocteau, Fernand Léger y Georges Braque, pero nunca dejó de lado su afición por retratar escenas cotidianas llenas de energía, alegría y trascendencia. Sus fotografías contribuyeron a formar el imaginario colectivo sobre la idiosincrasia francesa a través de formatos clásicos e íntimos en blanco y negro (plata sobre gelatina). Su obra Le Baiser de l’ Hôtel de Ville (1950) quizás es el documento gráfico más emblemática del artista y con mayor reproducción a nivel mundial, connota el romanticismo y libertad de la ciudad de la luz.

Robert Doisneau ganó varios premios a lo largo de su vida debido al alto valor artístico de su trabajo, entre los que destacan el Premio de Balzac en 1986 (Honoré de Balzac); el Grand Prix National de la Photographie en 1983; el premio Niepce en 1956 (Nicéphore Niépce) y el Premio Kodak en 1947.

La fuerza visual de las composiciones fotográficas de Robert Doisneau, podrán ser apreciadas por primer vez en el país a través de más de 70 fotografías seleccionadas por sus hijas, Francine Deroudille y Annette Doisneau. Estas fotografía serán exhibidas en la sala Justino Fernández y Paul Westheim del Palacio de Bellas Artes en la ciudad de México bajo la muestra que lleva el título de Robert Doisneau, La belleza de lo cotidiano. Se trata de una retrospectiva que marca el inicio al programa de actividades Mano a mano: miradas fotográficas cruzadas Francia-México, iniciativa que promoverá la cooperación cultural entre Francia y México.