Arte

Picasso revelado por David Douglas Duncan


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nada más íntimo que conocer a una persona en la bañera. Así fue el primer encuentro entre Pablo Picasso y el fotoperiodista David Douglas Duncan. Por consejo de su amigo Robert Capa, Duncan llegó a La Californie, casa taller del pintor español al sur de Francia, en febrero de 1956. En la puerta apareció Jacqueline Roque, segunda esposa y musa de varios cuadros del pintor, para recibirlo. Sin saberlo, el fotógrafo de la revista Life tomó momentos después la primera de una vasta serie de fotografías de Picasso.

La exposición Picasso revelado por David Douglas Duncan muestra el cúmulo de imágenes que captó la lente del estadounidense durante un lapso de 17 años. La exposición entreteje los instantes captados por Duncan con las piezas creadas por Picasso para dar paso a un diálogo sobre el universo privado del artista español.

Esta relación que se establece entre el trabajo de Duncan y Picasso permite hilvanar un discurso en torno al proceso creativo y la belleza de la espontaneidad de cada momento. Picasso baila, se esconde tras una máscara, juega con sus hijos. Picasso sonríe. Vestido sólo con bermudas, contempla el avance de su trabajo. Vuelve a poner una capa de pintura sobre viejos trazos de un retrato de Jaqueline. Estudios y versiones finales dan vida al proceso creativo por el que atravesaba el pintor para llegar a la versión final.

Un recorrido por más de 280 piezas entre pinturas, grabados, esculturas, dibujos y litografías junto a las imágenes de Duncan, son parte del abanico que integran este diálogo que se presenta hasta el 20 de julio en el Museo del Palacio de Bellas Artes.