Música

Opinión | PETER GABRIEL: UN SENTIDO (AUTO)HOMENAJE


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

En 2010, Peter Gabriel publicó Scratch My Back, una interesante (aunque no completamente satisfactoria) colección de canciones ajenas, llevadas por Gabriel y el arreglista John Metcalfe hacia el terreno de la música de concierto contemporánea. A la par de ese disco surgió la idea de invitar a los artistas versionados a interpretar una canción de Gabriel. Aunque el proceso requirió tres años, y algunos de los artistas en cuestión (David Bowie, Neil Young, Radiohead) declinaron participar, la segunda parte del proyecto finalmente sale a la luz bajo el título de And I’ll Scratch Yours.

La idea de un músico organizando su propio disco de homenaje puede parecer de mal gusto, pero la ilustre carrera de Peter Gabriel lo sitúa sin lugar a dudas entre los compositores más importantes del rock de los últimos 40 años, por lo que el capricho está justificado.

And I’ll Scratch Yours es, como posiblemente todos los discos de homenaje que existen, un producto irregular, aunque el balance general resulta positivo. Incluso los momentos decepcionantes (pienso en “I Don’t Remember”, de David Byrne, y “Games Without Frontiers” de Arcade Fire) no lo son porque suenen mal o carezcan de calidad, sino porque el calibre de los intérpretes invitaba a esperar algo más.

Aunque algunas de las versiones (“Come Talk to Me”, de Bon Iver, “Mercy Street” de Elbow) resultan excesivamente fieles a los originales de Gabriel, otras adaptaciones resultan inspiradas. Regina Spektor, sin cambiar radicalmente el arreglo de “Blood of Eden”, lleva la canción hacia el terreno del pop saltarín de piano, género que maneja magistralmente. Stephin Merritt convierte “Not One of Us” en una miniatura synth-pop de baja fidelidad y gran sentido del humor, y Joseph Arthur, talentoso cantautor apadrinado por Gabriel hace algunos años, realiza una impresionante versión de “Shock the Monkey” ralentizando el tempo y acompañando su voz únicamente con una guitarra digna de My Bloody Valentine.

 

Joseph Arthur interpretando “Shock the Monkey”

 

Los intérpretes en And I’ll Scratch Yours abarcan distintas generaciones, pero son los artistas más veteranos quienes ofrecen los mejores momentos. Randy Newman hace de “Big Time” un sardónico jazz de cabaret, mientras que Brian Eno convierte una de las más suaves baladas de Gabriel, “Mother of Violence”, en un agonizante alarido industrial que está entre las cosas más pesadas jamás grabadas por Eno.

 

Lou Reed interpretando “Solsbury Hill”

 

El disco concluye con dos viejos maestros acompañándose con sus guitarras y poco más. Lou Reed, en la última grabación que publicaría antes de su muerte, hace una versión deforme y cargada de feedback de “Solsbury Hill”, difícil de digerir pero valiente y arriesgada. Paul Simon, a su vez, pone punto final al disco con una versión acústica y emotiva de la inmarchitable “Biko”.

Si bien And I’ll Scratch Yours es un disco que apreciarán más quienes ya estén familiarizados con la obra de Gabriel, es un trabajo sólido y disfrutable y una excusa para revisar el repertorio de uno de los autores más ricos e interesantes del rock.