Arte

Perfil | Rossella Biscotti


Por Grecia Pérez | Julio, 2015

La memoria —ya sea individual o colectiva— consiste en la narración de los hechos vividos, es la única manera en que estos pueden ser asimilados por la experiencia humana e integrados a la historia, a la identidad. La artista italiana Rossella Biscotti (Molfetta, 1978) lo sabe muy bien: durante más de una década, su trabajo se ha dedicado a rescatar hechos, lugares y documentos relacionados con eventos históricos, los cuales reconfigura —o narra— a través de diversos medios como el video, la fotografía, instalaciones sonoras y escultura.

De este modo, a través de la recuperación de casos concretos logra actualizar la Historia, ponerla en diálogo activo con el presente a través de los códigos del arte contemporáneo. Dentro de las obras que siguen esta línea se encuentran Il Processo (The Trial, 2010-12), la cual gira en torno al “Juicio del 7 de abril” (1983) en contra de miembros de Autonomia Operaia, un movimiento revolucionario de la izquierda italiana activo durante 1976 -78.

Biscotti realizó esculturas con el concreto de la sala en donde se llevó a cabo el juicio y presentó una instalación que consiste en la edición de un audio de 6 horas con los testimonios que se virtieron durante el juicio, entre los que se encuentran los filósofos Antonio Negri y Paolo Virno, quienes fueron acusados de ser ideológica y moralmente responsables por los actos terroristas que se llevaron a cabo en Italia a finales de la década de los setenta. Durante la presentación de esta obra en distintos países, y dado que el audio original está en italiano, se realizó una traducción simultánea en un acto donde el testimonio histórico se reactiva a través de una voz y un cuerpo en el tiempo presente.

Otro de sus trabajos es The anarchists don’t archive (2010), donde investigó los archivos personales de los líderes anarquistas: Alberto Meschi (1879-1958), Ugo Fedeli (1898-1964) y Hugo Rolland (1895-1977), resguardados por el International Institute of Social History en Amsterdam. De los textos que encontró, trasladó fragmentos a laminas de acero, acción con la cual vuelve a anclar al presente el pensamiento político que dirigió la vida de estos personajes. Esos documentos dormidos por muchos años, vuelven a tener una existencia gracias al rescate de Biscotti.

En A short story about memory, Pentothal and dreams (2009-2010), Biscotti trabaja a partir de los registros sonoros de sesiones psicoanalíticas realizadas por el psiquiatra Jan Bastiaans a sujetos con experiencias traumáticas de la Segunda Guerra Mundial. Los pacientes se encuentran bajo los efectos del Pentothal, una droga conocida como “la droga de la verdad” que, según con la teoría de Bastiaans, facilitaba el trabajo de asociación libre.

En esta obra, la artista explora las marcas individuales, íntimas, que perviven en los sujetos después de vivir un hecho colectivo devastador hasta magnitudes grotescas. A través del psicoanálisis y la influencia de esta droga, la Historia se revela como habitante de individuos específicos y se va desdoblando en medio de una duermevela.

Los efectos que tienen sobre los individuos los sitios de vigilancia y castigo también tienen un papel importante en su obra. Se trata de explorar la tensión que se establece entre adentro-afuera y el rol de la imaginación en prisión. Estas cuestiones están presentes en obras como The Prison of Santo Stefano (2011) y I dreamt that you changed into a cat…gatto…ha ha ha (2013).

En I dreamt (…), la artista organizó un Taller Onírico con las mujeres recluídas en la prisión de la isla de Giudecca, al sur de Venecia donde éstas podían escribir los sueños que tuvieran noche tras noche. El proyecto fue inspirado por la historia de Nicola Valentino, a quien en 1978 le dieron una sentencia de 28 años por su participación en las Brigadas Rojas y como estrategia de supervivencia intercambiaba de contrabando con sus compañeros reclusos, notas donde escribían los sueños que habían tenido la noche anterior.

Graduada de la Accademia di Belle Arti di Napoli, en la última década Rossella Biscotti ha vivido en los Países Bajos y en los sitios donde realiza sus investigaciones. Su trabajo se ha presentado de manera individual en WIELS Contemporary Art Centre, Bruselas (2014), Secession, Viena (2013), CAC Vilnius (2012), Fondazione Galleria Civica di Trento (2010) y Nomas Foundation, Roma (2009). En colectivo se ha presentado en MAXXI, Roma (2010–11), Witte de With, Rotterdam, Museu Serralves, Porto (2010), Manifesta 9 y dOCUMENTA 13, Kassel (2012). En 2013, participó en la 55 Bienal de Venecia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: MUSEION/Luis Felipe de Rosario.