Arte

Perfil | Amalia Pica


Por Pamela Ballesteros  | Marzo, 2017 

El significado del lenguaje se determina por el contexto dado, y en el trabajo de Amalia Pica (Argentina, 1978) el sujeto de estudio es la comunicación social emplazada en distintos momentos históricos.

Amalia Pica es una de las artistas argentinas más sobresalientes a nivel internacional. Su producción indaga el concepto de colectividad, entendida como congregación social, en la que convergen interlocutores con intereses comunes en términos cívicos y de ciudadanía. Así, sus escenarios de acción son generalmente puntos abiertos de reunión como plazas y espacios públicos.

De esta perspectiva de colectividad Pica desprende el enunciado “intimidad cultural”, que se refiere a la relación entre personas —y grupos— que comparten un entorno o un pasado. Es decir, se vinculan a través de códigos compartidos.

En su pieza audiovisual A los que saludan (2005) realizada en el puerto de Ámsterdam, la artista repartió pañuelos blancos a los visitantes que recorrían un viejo barco encallado en la costa. Sin dar instrucciones previas, Pica dejó que el impulso —universalmente entendido— de la personas actuara: el gesto de saludar con el pañuelo. Históricamente los pobladores partían de ese puerto hacia América, y con ello la pieza toma entonces dos momentos, uno la catarsis histórica que convierte al acto nostálgico en uno espontáneo; y otro, la exploración de la imagen manipulada a través del uso de elementos que la resignifican.

De igual manera en la que estos episodios adquieren un sentido momentáneo para después desvanecerse, los soportes que Pica utiliza son efímeros, y se activan en función de una temporalidad. A través de instalaciones, acciones e intervenciones ha buscado envolver al espectador. En este sentido, el lenguaje desdenvoca en una comunicación dual que tiene que ver con la parte activa de la artista, que se asume como emisora para trasladar conceptos en acciones; y por otro lado con la recepción e interpretación de la obra desde la posición del espectador.

A partir de esta idea de empatía, durante un año llevó a cabo I am Tower of Hamlets, as I am in Tower of Hamlets, just like a lot of other people are (2011-2012). Ejercicio en el que la obra de arte se convirtió en una escultura nómada, adoptada por una persona diferente de la comunidad Tower Hamlets en Londres. El intercambio de la escultura sucedía semanalmente, para finalmente ser regresada a la galería Chisenhale.

En I am Tower of Hamlets… el objeto —a través de su rotación constante— se iba construyendo como pieza artística, que su vez, funcionaba como contendedor simbólico de la cotidianeidad de cada habitante. El proyecto validó el poder del objeto, que deviene en catalizador de recuerdos y recolector de memorias, que otorga además una noción de pertenencia. De esta manera Pica da continuidad a su interés por detonar la memoria colectiva, insertándose en medios comunitarios. “Creo en el poder de los objetos. Creo en que pueden hacer que las cosas sucedan” escribió la artista.[1]

Otro de los cuestionamientos que Amalia Pica plantea es la posibilidad del arte como medio de comunicación, rol que sugiere la creación de un lenguaje que trascienda la representación simbólica. En esto, Pica pone especial atención en aquellas fisuras en las que la comunicación falla o se altera, intermitencias en las que deja de ser funcional.

Para la Primera Bienal de Performance celebrada recientemente, presentó Asamble (2015). Dinámica que consistió en convocar a una serie de participantes en la Plaza de los Dos Congresos en Argentina, quienes se formaron en línea cada uno cargando sillas distintas. La fila comenzaba a caminar hasta que la persona al frente se detenía para sentarse, sucesivamente los participantes se sentaban entorno intentando formar una circunferencia. Al tiempo que el último terminaba de sentarse, el que encabezaba la fila se levantaba nuevamente para trazar una ruta distinta, la acción repetía un proceso que no terminaba de cerrarse. El performance se valió de la figura del círculo como metáfora para ejemplificar la dificultad de concretar formas de organización.

El quehacer artístico de Amalia Pica tiene la intención de ser entendido desde diferentes niveles, para dejar abierta la interpretación. Algunos de sus trabajos revisitan contextos históricos para traerlos al presente y manifestarlos visualmente, otros, giran en torno a sistemas políticos y sociales que funcionan como ventana para entender el mundo. La Bienal de Venencia, la Tate Gallery de Londres y el Guggenheim de Nueva York son algunos de los espacios en los que la obra de Pica se ha exhibido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: Youtube, Future Generation Art Prize 2012.