Música

Para Depeche Mode, éste es un mundo competitivo


 

El nombre del título refleja una de las líneas de “Everything Counts”, la canción más representativa del álbum Construction Time Again, tercer disco de estudio de Depeche Mode que buscó de manera ambiciosa ser un disco conceptual y que,  a pesar de tener solo algunos buenos fragmentos sonoros, sirvió sin duda para sentar las bases del futuro de la banda.

 

 
En Construction Time Again, Depeche Mode sumó a sus filas a Alan Wilder, lo que permitió un refinamiento sonoro único, además de que de manera latente le dio varios elementos que lo hicieron una pieza clave para calibrar la maquinaria de los originarios de Basildon, Inglaterra. Por una parte, volcó su lírica hacia temáticas más sociales y políticas en su intento de lograr un álbum conceptual. Por otro lado, detonó por primera vez el uso de samplers y un sonido techno industrial que permitió a la banda dejar de ser una boy band pop para convertirse en una banda por primera vez tomada en serio por los críticos de música.

 

Depeche-Mode-Construction-Time-Again-Delantera

 

Su intento conceptual contrasta desde la misma portada, donde en montaje se aprecia a un hombre con un mazo en “obra”; este fue su intento de reflejar a una clase obrera que es, entre otros temas, abordada desde el punto de vista del socialismo y materialismo dentro de las letras de diversos temas como “And then…”. Otro tema como “Two minute warning” trata sobre el latente miedo que en ese momento (1983) aun se vivía hacia una posible guerra nuclear, destacando también “The landscape is Changing”, canción con conciencia ambiental y critica al deterioro general que se empezaba a palpar.

 

 

Pero sin duda es “Everything Counts” la canción icónica de este álbum por el simple hecho de ser la canción más representativa de la banda durante la primera etapa de su carrera (olvidemos “Just Can’t Get Enough” que en realidad es un divertido intento de otra banda que se llamaba pero aún no era Depeche Mode). Es relevante porque por primera vez Depeche Mode sonó a ellos, de manera oscura, armónicamente densos pero sencillos con una letra que critica a las grandes compañías que en realidad estaba dedicada a su disquera Mute.

Es aún más relevante por su capacidad de trascender el tiempo y mantenerse vigente, por ser una pieza tan bien lograda que tiene una diversidad de covers, que van desde la versión metal de los suecos In Flames hasta la versión drum’n’bass de Meat Beat Manifesto y que al ser escuchada en directo, como se logra en el álbum 101, permite ponerla en su correcta dimensión como la épica canción que concentra un punto de inflexión para la banda.

 

 

En un mundo competitivo, Depeche Mode logró evolucionar para dejar de hacer honor a su nombre y convertirse en una banda trascendente. Logró con Construction Time Again iniciar el camino que les permitiría definirse como la banda más importante del electro rock y una de las más influyentes de la música general al influir en corrientes tan diversas que van del metal al dubstep. Hoy Depeche Mode es una banda con 115 millones de discos vendidos, 115 millones que demuestran la efectividad que este tercer disco tuvo en corregir el rumbo de lo que pudo ser una moda pasajera.

 

– Carlos Verastegui