Arte

Opinión | Zona infantil Parque México, de Juskani Alonso


Por Andrea García Cuevas / @androclesgc | Mayo, 2015

La ciudad de México es lo que Michel De Certeau llamó «ciudad-concepto» en La invención de lo cotidiano: una maquinaria de la modernidad, cuyas partes se someten al deterioro, a una condena. La suya: ser lugar de tránsito y no de sentido. ¿No son acaso sus calles (la mayoría) un reflejo de eso? Pero hay también en su trazo dinámicas (formales e informales) que construyen espacios. Así sus mercados, plazas y parques.

El caso de los parques es particular. Aunque cada vez más se piensan privados, siguen siendo uno de los espacios públicos por excelencia de la ciudad. Y la arquitectura y el diseño contribuyen a su definición. Para Juskani Alonso, “el diseño urbano es, sin duda, la herramienta para proponer modos diversos de hacer y vivir la ciudad con miras hacia el futuro”.  Es detonar el tránsito del concepto al sentido. Para el diseñador mexicano, “en nuestra ciudad se destinan recursos para construcción, equipamiento y mejoramiento urbano, pero no existe un modo claro de destinar recursos para el desarrollo de proyectos de diseño. Es decir, tener dinero para la cirugía pero no para realizar los estudios preoperatorios.”

Alonso participó en una de las fases del proyecto de remodelación del Parque México. Y es, quizás, una de las más acertadas, tanto por el trabajo previo como por su propuesta. Se trata de la Zona infantil que, con un área total de 350 m2, fue inaugurada recientemente. En ella se encuentran 3 columpios para bebés, 2 para niños mayores, una resbaladilla y una red para trepar, rodar o descansar, que son resultado de motivaciones muy específicas: “ser un espacio libre de peligros y en contacto con la naturaleza que le permita a los niños experimentar, jugar y aprender”, señala su creador.

Desde 2013, cuando fundó su propio despacho, Alonso ha desarrollado diferentes proyectos que involucran un punto de encuentro entre la arquitectura, el diseño y el espacio público. Es el caso de El Principito, la Ciudad efímera, o incluso la zona VIP del Festival Corona Capital. Si bien son trabajos con necesidades y naturalezas diferentes, involucran un compromiso similar: “desarrollar proyectos para el espacio público siempre es un tema delicado, implica el contacto con los diferentes actores político-sociales del entorno donde se trabaja. Es necesario ir de la mano con ellos y ser sensible de las necesidades de los habitantes de la zona.”

Para la Zona infantil del Parque México, el diseñador menciona que se llevó a cabo un proceso que involucró la participación de iniciativa privada (Quiero casa, que fungió como donador), sociedad, profesionales de diseño y el gobierno, que los “puso en contacto con los vecinos para poder responder de un modo adecuado.”

Después de una fase de trabajo colectivo, Alonso generó una propuesta basada en el juego: “Mediante el juego aprendemos a relacionarnos con el mundo, a través de él reconocemos a los otros como nuestros. Es un momento psicológico en el que nos desenvolvemos entre la realidad y la fantasía, y en el que definimos límites, riesgos y posibilidades.” Además de ser punto de partida del concepto, la noción de juego también definió la estructura de los diferentes dispositivos: “el juego permite a los niños expresar su energía y controlar su necesidad de movimiento […] propicia el desarrollo de habilidades sociales autoreguladoras que les ayuda a ser conscientes de su entorno y de sus ambientes social y cultural.”

Así, los juegos no responden a configuraciones convencionales, como sucede con los populares sistemas de plástico. “Este juego no busca parecer ni incorporar formas preestablecidas. De haberlo hecho con forma de casita, barco o avión,  se hubiera dirigido claramente la temática y la imaginación de los infantes. Nosotros quisimos dejarlo más abierto, con una forma ‘sin forma’ libre de interpretación”.

Por su parte, el tamaño y la morfología del juego responden a la necesidad de retar los movimientos de los niños así como al interés de generar un contacto con el medio ambiente: “El tamaño [de la red] genera necesariamente contacto con otros niños, lo que se traduce en el desarrollo de capacidades sociales. Por otro lado, el proyecto respeta y se adecua al medio ambiente, de ahí que la morfología de la estructura se amolde al estado actual de los árboles. Esta interacción con la naturaleza nos prepara y concientiza desde pequeños sobre su valor e importancia.”

La Zona infantil diseñada por Juskani Alonso se encuentra en el Parque México de la colonia Condesa, entre la biblioteca pública Amalia González y el Lago de los Patos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: domus.