Arte

Opinión | XXXXXXXXXX: Ramiro Chaves y la historia nacional


Por Sandra Sánchez / @phiopsia | Octubre, 2014

El programa BBVA Bancomer-MACG benefició en su tercera edición (2012-2014) al artista argentino Ramiro Chaves. El resultado de la beca derivó en varios proyectos. Uno de ellos fue la presentación del proyecto XXXXXXXXXX, en el marco de la exposición La voluntad de la piedra, en el Museo Carrillo Gil, donde los beneficiados expusieron sus proyectos. Chaves mostró una serie de fotocopias y objetos donde se discutió el protagonismo de la X en la formación de la identidad cultural mexicana. La investigación previa a la exposición atravesó distintas disciplinas y territorios, como la arquitectura de Manuel Amabilis y Pedro Ramírez Vázquez, la escritura de Alfonso Reyes y Gutierre Tibón, y, sobretodo, la presencia de la grafía en ámbitos cotidianos, como la forma en que pronunciamos la “x” contenida en México.

El proyecto XXXXXXXXXX va más allá de la presentación en el museo, proponiendo una acumulación infinita y una concreta. La infinita consiste en la página web http://xxxxxxxxxx.no.com/, donde el espectador puede subir archivos e imágenes que tengan que ver con el uso de la “x” y geolocalizarlos en un mapa colectivo. La práctica concreta consiste en un libro editado por el propio artista en colaboración con Cráter Invertido, titulado XXXXXXXXXX  y recién presentado en Librería Casa Bosques, donde se puede comprar por 1000 pesos. El tiraje, de 200 ejemplares, consiste en una serie de fotocopias donde el espectador se encuentra ante una serie de imágenes y documentos donde la “x” es la protagonista. La impresión es a dos tintas: rojo y negro; el contenedor es una caja de pizza.

Nuestros archivos actuales producen una acumulación de información donde el orden que se genera orienta nuestra aproximación al conocimiento mismo. Estamos acostumbrados a un archivo histórico donde nos narran nuestra identidad nacional de forma lineal. Primero fue el México prehispánico, luego la colonia donde poco se habla de la conquista, después la libertad de la independencia y la formación de México a partir de su revolución. Lo que hoy somos se localiza en un contexto global, donde la relación con el mercado es indispensable para pensar la utilidad de nuestras propias narrativas de identidad: ¿qué exportamos? ¿Cómo generamos una imagen que interese al inversionista extranjero? ¿Dónde radica el éxito personal?

El libro de Chaves trabaja con archivo sobre identidad mexicana a partir de un pretexto que encuentra como constante la “x”. Pero lejos de ordenar una historia sobre México, lo que hace es subvertir la operación: el artista desordena. Lo que recibe el espectador es un montón de hojas que pueden servir como decoración, como libro-objeto o como rompecabezas de múltiples derivas donde cada quien se cuenta su historia a partir del axioma “x”. Chaves parte del archivo para volver a él pero, ¿qué operación sucede cuando la información se interpreta para derivar en imágenes?

El consumidor del libro se convierte en el responsable de ordenar, en él radica la posibilidad de generar vínculos entre las imágenes. En ese acto creativo el artista se coloca a un lado, pues quien ordena, edita, identifica y genera orden es el propio espectador.

El libro puede parecer un juego inocente, pero en su propio juego contiene su contrario: ¿a partir de qué imágenes se cuenta la historia oficial? Pensemos en los libros de texto gratuito que se reparten en las primarias, al alumno no se le permite jugar, sólo recibe información. El tiempo continúa su curso y la historia oficial se asume como un relato único. El habitante pocas veces participa en el cuestionamiento y en la edición de la información sobre su nacionalidad y cultura.

En la presentación del libro, Chaves decía que si existe algún eco político en el libro, éste consiste en que las historias se vuelvan algo personal. XXXXXXXXXX no busca generar unanimidad ni conciencia, simplemente presenta en su propia forma la posibilidad que cada quien tiene de repensar los elementos que conforman su identidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.