Música

Opinión | The Ex/Neurosis: Rock en el BESTIA


Por Pablo Cordero / @sugarskull12 | Noviembre, 2014

El 22 de noviembre concluyó la segunda edición del BESTIA Festival con un concierto en el centro cultural Estación Indianilla, atractivo espacio en el cual, además de la presencia de las bandas nacionales de noise y hardcore (SIC) y Monogatari, se presentaron por primera vez en el país dos influyentes bandas que han innovado los campos del punk y el metal: los holandeses The Ex y los californianos Neurosis.

The Ex ha tenido múltiples cambios de alineación a lo largo de su carrera, dejando como único miembro fundador al extraordinario guitarrista Terrie Ex (a quien habíamos visto tres días antes tocando junto con el baterista Han Bennink en el Teatro de la Ciudad), pero el espíritu crudo y lúdico de sus orígenes permanece intacto. El cuarteto transmite una sensación de energía adolescente, a pesar de las canas que se observan en sus cabelleras.

El concierto inició y terminó de la misma manera que Enormous Door (2013) el disco que realizaron junto con el cuarteto de metales Brass Unbound: el primer tema fue el anguloso entramado de guitarras titulado “Last Famous Words” y el último fue el infeccioso punk africanizado de “Theme from Konono No. 2”. Resultaron también memorables los ondulantes ritmos de “Double Order” y la obsesiva métrica en 5/4 de “27 Passports”.

La extraordinaria baterista Katherine Bornefeld además de su impecable labor percusiva fungió como cantante durante dos temas, mientras que Terrie Ex, Andy Moor y el cantante Arnold de Boer dieron cátedra de creatividad y potencia con sus tres guitarras; elaborando complejos contrapuntos en los que de Boer engarzaba líneas melódicas, Terrie Ex pintaba capas de acordes armónicamente complejos y Moor creaba tonalidades híbridas desde una guitarra encordada con cuerdas de bajo.

Tras la notable labor de The Ex, la veterana banda de post-metal Neurosis anunció su llegada con un volumen e intensidad muy altos. Al igual que Swans, My Bloody Valentine y algunas pocas bandas más, Neurosis emplea el sonido como una herramienta más física que estética: el altísimo volumen hace que cada golpe de bombo y cada nota del bajo retumben tanto en el vientre como en el cerebro.

La base estructural del concierto gira en torno al excelente disco de 2001 A Sun That Never Sets: el concierto inicia y termina con cortes de ese disco (el tema que le da título, y “Stones From The Sky”, respectivamente), mientras que otra de sus canciones, “The Tide”, estuvo situada a la mitad del set y, con su amplio rango dinámico, que inicia como una suave balada y termina con vertiginosos riffs, funcionó como piedra angular para toda la presentación.

El bajo de Dave Edwardson y la batería de Jason Roeder poseen una pétrea solidez que sostiene la intensidad de los cantantes y guitarristas Scott Kelly y Steve Von Till, y sobre el escenario destaca la importancia del tecladista Noah Landis, cuyas ominosas texturas confieren identidad y profundidad al sonido de la banda.

Además de haberse tratado de un concierto potente y perfectamente sonorizado, lo que vimos en Estación Indianilla cerró con broche de oro una buena edición del BESTIA Festival, que dejó satisfechos a los asistentes.