Arte

Opinión | Soundscape Architecture


Por Andrea García Cuevas / @androclesgc | Marzo, 2015

Escucha un edificio, ¿cómo suena? En medio del ruido o el silencio se escucha la presencia. Entre mármol, madera, o concreto, ¿qué eventos sonoros resuenan? Voces, murmullos, pasos, alientos, el tic tac de los relojes… un sinnúmero de sonidos. Pero no siempre son los mismos. ¿Acaso el “ruido” también es constitutivo de la arquitectura?

Cuando se habita un espacio significa ocuparlo en sus diferentes dimensiones: física, social, culturalmente, etc. Al habitar un espacio la presencia ocupa, se proyecta hacia el exterior. El cuerpo se extiende. Si bien habitar es un ejercicio principalmente corpóreo —casi performático—, el acto también es sonoro.

La arquitectura no sólo es una imagen; los sonidos también la definen. Así, aunque existen lugares comunes, o similares, todos suenan diferentes. Por ejemplo: ¿cuáles son los sonidos que caracterizan a un museo, a una estación central o al vestíbulo de cualquier edificio? Aunque lo sabemos, es un aspecto que suele pasar desapercibido.

El proyecto Soundscape Architecture está basado en esta premisa. La arquitecta Karen Van Lengen, en colaboración con el Instituto de Tecnología Avanzada para las Humanidades y el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Virginia, ha desarrollado un programa para capturar los sonidos de diferentes espacios arquitectónicos que son icónicos o parte fundamental de la vida urbana. El objetivo: identificar/apreciar otros de los elementos (abstractos) que coexisten en los espacios de diseño.

Van Lengen ha registrado los sonidos de lugares como el Museo Guggenheim, la Biblioteca Pública de Nueva York, el Rockefeller Center, la Biblioteca Nacional de Irlanda o el Taj Mahal en India, y los ha transformado en datos duros, imágenes y animaciones. La información es publicada en el sitio soundscape.iath.virginia.edu, donde se pueden observar y escuchar videos de diferentes edificios así como los datos que arrojan sus sonidos. Se trata de un análisis de la configuración arquitectónica del lugar, la cantidad y tipo de usuarios, y los materiales de construcción, a través de la sonoridad.

La página presenta un cartografía en 3D (una calle virtual navegable) con los edificios hasta ahora grabados. Aunque aún está en construcción, se pueden consultar los datos de algunos lugares con tan sólo seleccionarlos en el mapa. Cada uno cuenta con tres diagramas: un dibujo que indica el volumen del espacio, un dibujo que indica los patrones de circulación y el número aproximado de visitantes presentes en el momento de la grabación, y un plano que muestra los materiales utilizados en la planta, el piso y el techo.

Además de la información, se muestran animaciones creadas a partir de sonidos específicos. Para lograrlo, Van Legen comisionó al artista Jim Welty una serie de dibujos hechos a mano que respondieran a sonidos particulares. Así, crearon patrones para representar el sonido de una campana en el Guggenheim, el de un aplauso en el Rockefeller Center, entre otros. Los trazos fueron posteriormente traducidos en animaciones  para crear “paisajes sonoros”.

El resultado es una base de datos de arquitectura sonora. Los materiales de Soundscape Architecture permiten comprender, “observar” y experimentar los espacios arquitectónicos desde una perspectiva diferente, al tiempo que que preservan un momento y activan la memoria.

Foto: Soundscape.