Otras disciplinas

Opinión | MyDot: Tableta en braille hecha por mexicanos


Por Fabritzia Peredo | Agosto, 2015

Dicen que la discriminación es el principal impedimento de la discapacidad, pero también lo es la indiferencia. En mi último año universitario tuve la fortuna de realizar el servicio social en una asociación dedicada a la investigación y apoyo de personas con discapacidad y, aunque fue una experiencia muy grata, también es decepcionante observar que nuestra cultura aún no está comprometida con este sector de la población. Y lo vemos a diario: automóviles estacionados en lugares reservados, calles sin rampas, edificios con elevadores que no funcionan, lugares en donde restringen la entrada a perros lazarillo… y la lista es larga. Ser ajeno a esta condición provoca la indiferencia. ¿Cómo crear conciencia? ¿Cómo construir entornos más intuitivos? ¿Qué hacer para promover su inclusión? No creo que sea complicado, en realidad basta con ponerse en los zapatos del otro, observar cómo viven y cuáles son sus necesidades, sus retos, sus historias y poner manos a la obra.

A veces las historias se convierten en oportunidades. Este es el caso de una joven ciega que deseaba continuar sus estudios en una preparatoria de Ciudad del Carmen, Campeche pero fue rechazada por la institución por carecer de condiciones técnicas adecuadas para ella. Joaquín Casanova, su profesor, tomó como referencia este obstáculo para emprender una iniciativa que busca mejorar el sistema educativo y de recreación en personas con discapacidad visual de bajos recursos. Junto con Abelardo Bautista, Itzael Jiménez, Alan García, Diana Meza, Andrea Miranda y Rolando Chávez (universitarios mexicanos del Centro de Tecnología e Innovación), diseñaron un dispositivo similar a una tableta electrónica que traduce textos digitales al sistema braille.

MyDot tiene en su superficie cuatro hileras de puntos que suben y bajan para generar los caracteres en este sistema de lectura y botones con las funciones clásicas de avanzar, regresar e inicio, además de otros botones en los costados para seleccionar los libros, verificar el nivel de batería y almacenar el contenido por medio de una tarjeta de memoria SD. El software, que también fue diseñado por estos genios, convierte los archivos de formato PDF y los traduce al braille. Además de simple, ergonómico y funcional este gadget es único en su tipo en México y América Latina.

El proyecto fue desarrollado en tan sólo 6 meses y ahora se encuentra en la etapa de manufactura, en donde la carcasa del primer prototipo será fabricada en impresión 3D. Estos jóvenes, egresados de la UNAM, el IPN y el IMP, buscan también obtener los derechos de autor y patente para impulsar su comercialización a través de incubadoras de empresas y así comenzar el viaje del emprendimiento dirigido a un objetivo social. Bien por ellos.

Foto: MyDot.