Arte

Opinión | Iconoclasistas


Por Andrea García Cuevas / @androclesgc | Marzo, 2015

¡Baje, use y agite! Con esa consigna los Iconoclasistas invitan a través de sus redes sociales a descargar diferentes plantillas con pictogramas que, además de ser estéticamente potentes, pueden ser entendidos como elementos gráficos de crítica y, ¿por qué no?, de protesta.

El dúo argentino, conformado por Pablo Ares (artista, diseñador gráfico e historietista) y Julia Risler (comunicadora, docente e investigadora), recientemente compartió cientos de imágenes que pueden ser descargadas libremente en .jpg y .svg para “la apropiación y uso por parte de movimientos sociales, culturales, políticos, estudiantiles, grupos barriales, colectivos de trabajo con inserción territorial, y proyectos en amplios campos temáticos afines a [su] imaginario.”

Desde 2008 los Iconoclasistas han realizado mapas —y talleres de mapeo colectivo— para reconocer diferentes territorios y, mejor aún, construirlos desde el potencial de la visibilidad. Es decir, exponiendo las dinámicas y condiciones que lo conforman como un espacio de dimensiones sociales, políticas, económicas o culturales. “El mapa no es el territorio”, afirman. El territorio es, sin embargo, los relatos que se construyen de él. Y para potenciar sus narrativas han creado infinidad de imágenes/iconos que permiten la conformación de mapas críticos y relatos visuales.

Los pictogramas que fueron compartidos bajo la licencia de Creative Commons han sido diseñados a lo largo de los últimos tres años; son un total de 250 divididos en 7 plantillas. Algunos de los temas que exponen son resultado de las exploraciones colectivas que el dúo realiza en diferentes zonas tanto con especialistas de diferentes disciplinas como con público en general. Se tratan de representaciones visuales de las problemáticas detectadas en territorios específicos que, sin embargo, pueden ser aplicadas a diferentes contextos: control, vigilancia, violencia institucional, corrupción, prácticas culturales alternativas (autogestión, educación, huertas comunitarias, etc.), contaminación, basura, resistencias, gentrificación, discriminación, diversidad (sexual, racial, social, etc.), explotación laboral, pobreza, etc.

El objetivo es romper con la hegemonía de los mapas convencionales —y con ello los relatos dominantes— a través de la multiplicad de miradas. No basta con conocer una zona o identificarla desde el imaginario, sino recorrerla como un acto performático para trazar una cartografía desde la observación y la exploración. ¿Cómo sería el un mapa del Distrito Federal, o de una de sus colonias o calles, si se creara con estos pictogramas?

Los Iconoclastas han dado a conocer dos ejemplos —que puedes ver en la fotogalería— de los relatos que se pueden crear con las plantillas. Y comparten algunas sugerencias para su activación en ejercicios o proyectos de mapeo colectivo, que pueden desarrollarse siguiendo el manual (libre de modificación) que el dúo también ha compartido para descarga libre y que contiene los pasos que han funcionado en sus talleres de mapeo colectivo.  

Aquí puedes descargar los pictogramas, y para consultar el manual de mapeo colectivo da click.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: Iconoclasitas