Otras disciplinas

Opinión | Diseño para viajeros


Por Fabritzia Peredo | Junio, 2016

Viajar es una palabra que despierta en mí una adrenalina indescriptible. Después de realizar un recorrido por la Riviera Maya hace un par de años, descubrí que es una de mis más grandes pasiones y cada vez que puedo, viajo. No discrimino destinos; un paseo dentro de la ciudad puede ser tan emocionante como una travesía lejos de este país. Es una de las experiencias más hermosas: visitar un lugar por primera vez, conocer una cultura diferente a la mía, adentrarme en la historia que guarda un recinto, probar nuevos sabores, aprender otros idiomas, conocer gente, superar miedos, explorar mis alcances y límites… ¡Vivir!

Esta actividad está sumamente relacionada con mi labor del día a día. El diseño está siempre presente, no me refiero solamente a una galería o exposición que se pueda encontrar dentro de un museo, sino a cosas con las que entramos en contacto continuamente: el transporte, el interior de un hostal, la señalización de las calles, el mobiliario urbano, nuestro equipaje, etc. Puedo asegurar por experiencia propia que el diseño es también un factor determinante en la experiencia de viaje. Por ejemplo, las dimensiones mal calculadas y la incomodidad de un asiento de avión pueden hacer del trayecto un verdadero martirio.

En lo que va del año, me he encontrado con algunos productos, propuestas y soluciones de diseño que intencionalmente, o no, brindan valor y beneficio a los que gustan del viaje, desde un mochilero con el propósito de recorrer el mundo hasta el turista que se rehúsa a sacrificar el lujo y el confort.

—Ca.mia. Para los que buscan la portabilidad de una casa de campaña y la comodidad de su propia cama. Creado por el diseñador italiano Denis Santachiara para Campeggi, este producto está equipado con un colchón inflable, transformándose en un instante mediante un efecto “pop”.

—The Hummingbird Bike. Con un peso de 6.5 kg. (equivalente al peso promedio de 4 piñas), se considera la bicicleta portátil más ligera del mundo. Está fabricada con fibra de carbón, material ligero por excelencia, más resistente que el acero. La compañía creadora en Londres también ideó un mecanismo de tensión que elimina la posibilidad de que la cadena se afloje, un problema recurrente en la mayoría de las bicicletas portátiles.

—Lock & be free. El estudio Wanna One fue comisionado para renovar los lockers que se encuentran cerca de la calle turística Gran Vía en Madrid, ofreciendo a los viajeros un lugar para dejar su equipaje mientras exploran la ciudad. La combinación de amarillo con blanco en su interior y la sencilla identidad gráfica crean una atmósfera muy juvenil y agradable, de fácil comprensión para los extranjeros. En este espacio también hay cargadores para celular, acceso a wifi gratis y servicio de impresión de pases de abordar.

—Echigo TOKImeki resort setsugekka. Este tren turístico es la nueva sensación en Niigata, Japón por su vista panorámica que permite apreciar los bellos paisajes de montañas y océanos durante su recorrido. Sólo cuenta con 2 vagones y 45 asientos; el primer vagón está dedicado por completo a la observación con mobiliario en madera sumamente cómodo, mientras que el segundo alberga un restaurante francés.

—Lo esencial. Colección de objetos de uso cotidiano diseñada y hecha en México por Adolfo Navarro. Incluye billeteras, porta tarjetas, llaveros, sujetadores de audífonos, libretas, mochilas; todos fabricados con piel genuina de gran calidad que soporta el uso rudo de un viajero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.