Otras disciplinas

Opinión | Cooking with Lava


Por Victor Méndez / @vichoamino | Octubre, 2014

Bompas & Parr es un estudio de food design con base en Londres fundado en 2007 por Sam Bompas y Harry Parr. Se definen líderes en sabor y sus proyectos, tan peculiares como extraños, exploran la relación entre la comida y la arquitectura: diseño experimental, investigación culinaria y el diseño de alimentos, si es que esto último es posible. En esta línea singular presentan su más reciente trabajo, Cooking with Lava.

Se armó un volcán artificial dentro de un ambiente controlado y con la energía producida convertida en calor se cocinaron algunos cortes de carne. Este experimento se realizó en conjunto con el profesor Robert Wysocki, especialista en trabajos escolares de lava artificial en la Universidad de Siracusa en Nueva York. Se preparó un horno industrial en el que el líquido caliente se funde a una temperatura superior a los 1000° C. Se colocaron filetes y verduras sobre la parrilla, y su cocimiento fue al instante; atrás quedó ese ritual que conlleva poner carne en un asador, en cambio hay un proceso más ingenioso.

Pero ahí no termina el proyecto que tiene el propósito de obtener fuego como medio de cocción. Un rayo puede alcanzar, una vez que atraviesa el aire, una temperatura aproximada a los 27800° C, cinco veces más caliente que la superficie del sol. Dicho experimento fue elaborado por Tony Davies y un grupo de científicos, en el laboratorio de alta tensión de la Universidad de Southampton. A través de un transformador, se generó una corriente alterna con un arco eléctrico de 200 mil voltios en un espacio de poco más de 20 cm. La cocción de la carne se dio en microsegundos. Bompas hace hincapié en el potencial que existe al intentar nuevas alternativas de energía y plantea el futuro posible del ámbito culinario.

Esta interpretación innovadora de cocinar con fuego, un tanto exótica, podría ofrecer un lenguaje distinto en el diseño de la comida contemporánea y su preparación. Sin embargo, hay opiniones contrarias. Para algunos no podría considerarse arte, pero tampoco diseño. Quizá sea una metáfora al consumismo, al desperdicio de energía de fuentes alternas y a la sobreexplotación del petróleo, pero no hay fundamento.

Su carácter es meramente experimental, no hay que olvidarlo, pero no se determina claramente su importancia y su posterior utilización. Incluso el sabor de la carne tiene poca importancia. Pero quiero creer que Cooking with Lava es la prueba de que hay otras maneras de cocinar, que pueden mejorar y racionalizar la producción de la alimentación para los próximos años.