Música

Opinión | Big Big Love: Aprendiendo a aprender


Por Erich E. Mendoza / @elvatodeplop | Enero, 2015

Todos los días nacen bandas nuevas en México. Todos los días, vemos a grupos buscar un espacio en foros, medios digitales e incluso, hasta en la televisión. Básicamente todos los días le damos la bienvenida a muchos proyectos nuevos, propositivos e independientes en nuestro país.

Sin embargo, la despedida tiene un proceso curioso en el cual, pocas veces nos enteramos de las separaciones. El adiós no es como la bienvenida, ni el proceso de ruptura como el de inicio. Para la banda mexicana Big Big Love cuya trayectoria inició hace apenas tres años, muchas veces les ha tocado despedir a proyectos hermanos y bandas amigas.

Cuando otros aseguran que hacer música en México es una moneda al aire, Big Big Love continúa apostándole a su propuesta. Mientras muchos rompen filas para dedicarse a sus carreras, trabajos y la idea de “sentar cabeza”, Big Big Love decidió dedicar su carrera de vida a la música, el perfeccionamiento de su técnica y la producción de esta misma.

Así pues, las cosas para Santiago y “Patsy” Mijares, quienes comparten espacio con Marco Carrión, no han sido tan fáciles como podríamos pensar. En 2012 la banda inició con la firme intención de hacer música para ellos, sin pensar en si a la gente le gustaría escucharlos o si algún productor famoso llegaría a su puerta.

Aunque esto suene a cliché, la idea surgió a partir de que en el momento de su creación, la escena mexicana exigía músicos y bandas que tocaran en español, haciendo muy a un lado a las propuestas que difirieran de este principio y tachándolas como “bandas poco serias” o “malinchistas”.

En un sorpresivo cambio, hoy en día pareciera que la tendencia ha marcado un paso totalmente distinto; la gente pareciera acercarse más a proyectos en idioma anglosajón, cuyo concepto musical se base en bandas más contemporáneas, y menos influenciadas por los viejos ídolos del pasado.

Básicamente, para Big Big Love todo se trató de paciencia. Así como hace un año reunir a 15 personas en un foro era conocido como un “éxito”, hoy el llenar un Caradura durante el Festival Marvin se presenta simplemente como el siguiente paso. Aguantaron la tormenta, y hoy son de los barcos que se mantienen a flote.

Tanto ha sido el crecimiento de esta banda que decidió tomarse el 2014 para encerrarse en el estudio, que el inicio de este nuevo año lo arrancaron con el anuncio de una presentación en el Lunario del Auditorio Nacional. Asimismo, bandas hermanas como Hawaiian Gremlins (quienes también cantan en inglés) y Risin’ Sun, parecen compartir un lugar bastante cómodo en el escenario independiente actual.

¿Será que realmente el público mexicano ha abandonado su idea de que cantar en otro idioma es malinchista para permitirle la entrada de lleno a este tipo de proyectos? ¿O será solamente una cuestión de moda y tendencias?

No lo sabemos, sin embargo, vale mucho la pena acercarse a estas bandas mientras su música nos siga proponiendo algo diferente a lo que la escena nos daba hace 5 o 10 años. Ellos son Big Big Love, una banda que se autodenomina como “barroco sentimental” y cuyo sonido alternativo, estará sonando bastante este 2015. Conócelos.