Arte

Narrativa Sobrehumana


Por Alejandro Vazquez / @aerodiolesi

 

 

En la cuarta edición del FICUNAM, La pluma de Plata a Mejor Película fue para Costa da Morte de Lois Patiño. En este largometraje experimental el espectador es invitado a fundirse con el paisaje natural y con la cotidianidad neblinosa de pescadores y leñadores en un lugar que por el imperio romano fue conocido como el fin del mundo. La película de Lois Patiño también fue premiada en el festival de Locarno, Suiza, en la categoría de Mejor Cineasta del Presente, y recibió menciones del jurado en otros cuatro festivales en Europa.

La narrativa de esta película está centrada principalmente en el paisaje galiciano donde mediante algunos diálogos de personas distantes se da a conocer al espectador parte de la historia del lugar. El contraste creado entre la inmensidad de las tomas y la proximidad sonora del espectador con las personas situadas ayuda a generar una suerte de “identidad del paisaje”, transformándolo en un paisaje abstracto.

El punto de vista de estas tomas aporta a esta interpretación sobre la transitoriedad de lo humano frente al espacio. El hombre aquí es presentado no sólo como elemento mínimo del paisaje sino como su lenguaje, en el sentido de humanidad como expresión planetaria. El resultado es interesante porque presenta al espacio de un modo poco convencional, no como una referencia al drama sino como actor. Haciendo que la no ficción se abstraiga y exprese un carácter.

Pese a lo propagandístico o evangelizante que podría llegar a ser una propuesta así, la sobriedad y dosificación del argumento visual hacen que la película se mantenga en un tono serio y elocuente que va hacia lo profundo.