archivo

Money, Success, Fame, Glamour, por Operación Hormiga


Febrero, 2017 

«El Buen Fin» es un evento comercial realizado cada año en México, que consiste en la promoción de productos y servicios por diversas empresas con el fin de fomentar el comercio. Tiene como objetivo principal reactivar la economía.

Al igual que «El Buen Fin», son cuatro días los que dura la feria anual de arte contemporáneo en la Ciudad de México que estimula la economía de la industria privada del arte en nuestro país, y que presume ser la más importante de Latinoamérica: Zsona Maco, ubicada en el Centro Banamex con cerca de 100 galerías internacionales y nacionales. Durante estos cuatro días se llevan a cabo múltiples inauguraciones que aprovechan la llegada de coleccionistas internacionales a la ciudad. También inaugura Material Art Fair, la feria “alternativa” en Expo Reforma, para coleccionistas jóvenes y con galerías alternativas o emergentes en su mayoría. Por ello la semana de Zsona Maco ha sido llamada «La Semana del Arte», pues implica una inyección de capital importante para el comercio del arte mexicano y una demostración de músculo de parte de su esfera privada. Como un “Buen Fin”, para galeristas y coleccionistas, la feria implica la reactivación del mercado y el momento para vender y comprar productos de lujo, así como mostrar la novedad o el clásico ante la comunidad internacional. Para los artistas emergentes es la oportunidad de probar suerte en el mercado. Para quienes se cobijan en la élite del arte allegada a Zsona Maco, es el confort de relacionarse a través de un trato diferenciado al son del VIP. Para clases medias ajenas a las minorías involucradas, la posibilidad de, hidratados en Perrier, mirar un conglomerado de escaparates y escuchar algunas charlas con invitados estrella contextualizando productos inaccesibles a sus bolsillos. Para clases bajas, una carga extra de trabajo en labores de mantenimiento durante los días que dura la feria. Y para  galerías, museos y artistas externos a la feria, es la oportunidad de salir en la foto, enmarcarse en las actividades paralelas y dejarse arrastrar por el flow de «La Semana del Arte».

Es de dominio público que la esencia de Zsona Maco es ser un evento privado, diseñado para clases privilegiadas, donde la entrada cuesta al espectador más de tres salarios mínimos y un trago por lo menos otro. Un evento donde marcas comerciales consienten a los artistas con estímulos económicos a través de otorgar premios a lo mejor de la feria, como el caso del Premio Tequila 1800, Purificación García y Grupo AXO, un entorno donde se promueve el servilismo del artista frente al corporativismo y donde inclusive hay producción artística expuesta a modo de propaganda. En estos casos, los publicistas se apropian de estrategias del arte y se asocian con artistas para insertar productos de lujo dentro del esquema de arte contemporáneo según una feria de arte, como es el caso de la intervención de Aldo Chaparro para BMW en la edición de 2013, o la de Miguel Chavelier para la marca de ropa Hermes en el mismo año. El lujo, la sumisión abierta de artistas frente al capital, la oda a la propiedad privada, y el intercambio comercial son el fundamento de la feria, por lo que exigir que Zsona Maco sea algo más que un Buen Fin de arte contemporáneo, arte moderno, diseño, anticuario o fotografía, es pedirle peras al olmo.

 

Instantáneas del video promocional de pieza de Aldo Chaparro para la BMW

Sin embargo, dado el esquema privado que Zsona Maco representa, es contradictorio que existan políticas públicas subordinadas, bajo un supuesto de “colaboración” a la feria. Por ello preocupa el notar que la Secretaría de Cultura y la CDMX tengan una participación activa dentro de la sección de patrocinadores en la edición de este año (la cual es visible en la página oficial de Zsona Maco). Antecedente de colaboración entre estas instancias, es el de la CDMX con Zsona Maco Foto el pasado septiembre, que implicaba un booth de la CDMX en la feria con acervo del Museo del Archivo de la Fotografía, así como la disposición del espacio público para la exposición fotográfica de artistas pertenecientes a las galerías participantes dentro de la feria. Al respecto, Daniel Garza Usabiaga, director artístico de Zsona Maco, señaló: “paralelo a las actividades, se montará en el Centro Histórico una exposición con 100 fotografías de artistas nacionales e internacionales, la cual permanecerá durante varios meses.” (1) Así, mientras catálogos comerciales se hibridan con propaganda gubernamental bajo una fachada ‘democrática’ y cultural, cual dispositivo publicitario,  el espacio público fue tomado como  extensión de la feria, sometiendo lo público frente a lo privado.

Exposición de fotografías de galerías de ZSONA MACO FOTO. Colaboración  CDMX- Maco- Laboratorio Mexicano de Imágenes-Capital Media

Booth de la CDMX en Zona MACO FOTO

“MACO es un referente global de expresión cultural y artística de la Ciudad de México” (2), comenta Armando López Cárdenas, director general del Fondo Mixto de Promoción Turística de la Ciudad de México. Lideradas por el FMPT, las políticas públicas diseñadas por el gobierno de la ciudad bajo la pretensión de pertenecer a un canon destacado de modernización global, (evidente en su candidatura para obtener el título de  ‘Ciudad Creativa’ frente a la UNESCO) (3)  han vuelto una prioridad de la administración actual la promoción de la Marca Ciudad CDMX con fines turísticos. Intentando convertir el imagotipo de la ciudad en un referente a nivel internacional, el gobierno de Miguel Ángel Mancera erogó dos millones del erario en imprimirlo en un globo aerostático para después enviarlo a los concursos de globos más ostentosos de Europa y Norteamérica, además de  imprimir la insignia de la capital en varios aviones, entre ellos, el más grande de Aeromexico, así como hacer estructuras con las siglas  “CDMX” en puntos turísticos de la ciudad, como la plancha del Zócalo capitalino.

Sin embargo, mientras el presupuesto público se despilfarra en autopromoción y baños de cosmopolitismo, la fachada se desmorona cuando las cifras nos demuestran que los beneficios no llegan a la población: una evaluación realizada por el Banco Interamericano de Desarrollo, a las cinco ciudades más grandes de Latinoamérica (Bogotá, Sao Paulo, Buenos Aires, Lima y la Ciudad de México), arrojó que en materia de seguridad, servicios públicos y acceso a la educación (4), la CDMX es la peor calificada de las cinco urbes, ya que todos estos elementos se evalúan en relación al salario mínimo, el cual es de los más bajos de Latinoamérica (5). Pese a ello, el gobierno de la CDMX insiste en destinar el gasto público a un booth en Zsona Maco Foto, el despliegue de un centenar de anuncios con fotografías de la feria, limpiar las calles de ambulantes, festivalizar las plazas públicas para evitar manifestaciones, cercar el zócalo para la filmación de una película de James Bond y posteriormente hacer un desfile recreando las escenas, pintar de rosa mexicano la infraestructura de la ciudad y de verde el pasto por donde pasen figuras importantes, como sucedió en la visita del Papa Francisco en 2016.

Así, en tanto el gobierno de la ciudad gestiona intereses de privados y diseña la identidad de la CDMX bajo parámetros de marketing, la celebración de una feria de arte de corte internacional como lo es Zsona Maco, favorece las aspiraciones del Jefe de Gobierno actual por convertir a la CDMX en una ciudad cosmopolita, con inversión extranjera y eventos de élite, conectados con el mercado global. Señala la fundadora de Zsona Maco, Zélika García: “La feria es un ícono de la Ciudad” (6), a lo que cabría añadir que también es un ícono del capitalismo clasista del sistema del arte, uno que da alas a las aspiraciones de un gobierno de tercer mundo que destina sus recursos a participar en festivales de globos aerostáticos de primer mundo: ¿Cuánto del presupuesto público de la ciudad  ha sido erogado para la construcción de la Marca CDMX? ¿Cuánto del presupuesto público y qué recursos de la CDMX  y/o la Secretaría de Cultura fueron y serán destinados para “colaborar” con Zsona Maco y bajo qué concepto? ¿Qué modelo de producción cultural defendemos cuando convertimos a los cuatro días que dura la feria en “La semana del arte”?

Notas

1. ”CDMX participará en la decimal edición de Zsona Maco” en: http://www.eikon.com.mx/cdmx-participara-en-la-decima-edicion-de-zona-maco/ (consultada el 28 de enero de 2017)

2. ”Participa la Ciudad de México en la Feria de Arte Contemporáneo Zsona Maco” en: http://www.cultura.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/755-16 (consultada el 30 de enero de 2017)

3. ”Presentará GDF candidatura de CDMX a la red de ciudades creativas de UNESCO” en: http://www.agu.cdmx.gob.mx/presentara-gdf-candidatura-de-cdmx-a-la-red-de-ciudades-creativas-de-unesco/ (consultada el 31 de enero de 2017)

4. ”Salario mínimo CDMX” en: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/salario-minimo-cdmx.html (consultada el 29 de enero de 2017)

5. ”Salario mínimo en México de los más bajos de Latinoamérica” en: http://www.animalpolitico.com/2016/06/salario-minimo-en-mexico-de-los-mas-bajos-de-america-latina/ (consultada el 29 de enero de 2017)

6. ”Entrevista Zélika García” en: https://www.maspormas.com/2016/09/15/entrevista-zelika-garcia/ (consultada el 1 de febrero de 2017)
__

retratohormiga

Operación Hormiga es un proyecto colaborativo a través del cual se enuncia posicionamiento. Su cuerpo de trabajo involucra la producción de contenido en distintos medios de distribución.

*El contenido publicado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.