Arte

Mi amiga Bety.


En el jardín de los senderos que se bifurcan.

 

Uno lee los elementos que conforman este documental y empieza a suponer lo peor: un drama carcelario, un personaje femenino marginal, desgracias que se acumulan y aumentan en gravedad, la directora de la película introduciéndose en la historia y fungiendo como co-protagonista, y todo ello siendo una tesis universitaria.

Sin embargo, Mi Amiga Bety, el primer largometraje de la egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica, Diana Garay, juega con esos elementos, sabe cómo acomodarlos y dosificarlos; y en vez de ver un trabajo tremendista, vemos uno muy sensible, personal, y entrañable.

 

betty poster

 

Desde que eran niñas, Beatriz ha sido la mejor amiga de la propia realizadora Diana Garay. Ahora, casi rebasando la barrera de los treinta años de edad, Bety, está en prisión, purgando una larga condena ya que fue acusada del asesinato de su madre; crimen que en apariencia no cometió, aunque el caso ha disparado contradicciones, dudas y declaraciones encontradas.

Cuando, Diana comenzó a pensar ideas para su película con la que se graduaría, la desgracia que le ocurrió a su amiga evidentemente, fue la que predominó. Posteriormente a haber entregado el trabajo con las características requeridas por la escuela, Diana decidió continuar, con sus propios recursos y apoyada por un crew minúsculo, indagando en la pregunta ¿en qué punto de sus vidas, estas chicas tomaron rumbos distintos? ¿Por qué? Y con lo que se topó fue con una persona solitaria, insegura, frustrada y con resentimientos, dejando de algún modo, abierta la pregunta ¿en realidad es inocente?

Después de haber ganado en noviembre pasado el Premio a Mejor Documental Mexicano en el Festival DocsDF; Mi Amiga Bety estará participando a mediados de este mes, en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato, en la sección dedicada al género. Buena oportunidad para darle seguimiento. Aquí su trailer:

 

 

 

– Alberto Acuña