Arte

Mecánica de lo inestable, de José Dávila


Por GASTV | Mayo, 2018

Galería OMR presenta Mecánica de lo inestable, de José Dávila (México, 1974), exposición en la que se hace evidente la relación conflictiva de sistemas aparentemente opuestos. En dos niveles de la galería se exhiben diferentes piezas y esculturas en las que interactúan materiales, texturas y pesos. A diferencia de otros procesos artísticos en donde los materiales cambian de estado o su forma es manipulada, la obra de Dávila no depende de la modificación de la materia, sino de su reorganización, es por ello que en Mecánica de lo inestable la función del artista es más parecida a la de un catalizador, un agente que facilita procesos de interrelación entre fuerzas previamente existentes, a través de la forma en la que los objetos son dispuestos en relación con el otro y la materia que los une.

En la planta baja de la galería, se observan cuatro vigas de acero, tres piedras y un globo que se balancean en el espacio a través de una serie de equivalencias de peso, sostenidas por puntos de tensión. En el segundo nivel se presenta una serie de esculturas en las que están presentes: el concreto, la piedra, el metal y la madera. Éstos se encuentran en una tensión física, equilibrándose, apilándose, balanceándose o confrontándose, acciones que no solamente dependen de los propios objetos, de cinchos industriales, de cables de acero o puntos de apoyo, sino del espacio mismo.

Entre las piezas se encuentran Mundo paralelo, Panopticon y Every finding has a consequence, en las que el artista utiliza ramas, una esfera de cristal y manzanas, todos con una importante carga idiosincrática e histórica que incrementan el contraste de los materiales, a la vez que manifiestan el conflicto entre corrientes históricas, forma y fondo, peso y fuerza, autoría y apropiación en el que la obra de Dávila ha operado en las últimas décadas.

Mecánica de lo inestable se presenta en galería OMR hasta el 09 de mayo de 2018.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: Agustín Arce | Cortesía OMR.