Arte

Manierismo en el Museo Nacional de San Carlos


Por Andrés Reyes / @MrIntra

Sin duda, una de las exposiciones más interesantes del año es Manierismo: el arte después de la perfección que se está presentando desde hace un par de meses en el Museo Nacional de San Carlos. Se trata de una muestra sobre pintura manierista en la que los curadores presentan un estudio historiográfico en torno a la influencia del manierismo en el arte novohispánico de la misma época.

El manierismo fue un movimiento post-renacentista del cinquecento italiano que deriva del término maniere que se podría traducir como “a manera de”. Refiere a que el arte manierista refiere al trabajo de los grandes artistas renacentistas como Michelangelo Buonarroti (1475-1564). Esta referencia al pasado devino en grandes pintores como Domenikos Theotokopoulos “El Greco” (1541-1614), y Jacopo Robusti “El Tintoretto” (1518-1594), quienes engalanan estelarmente la muestra del San Carlos. Según el guión curatorial, estos artistas ejercieron una gran influencia en el arte colonial de nuestro país; por lo que podemos apreciar algunos rasgos de su peculiar estilo en los trazos de artistas locales como Andrés de Concha (fecha de nacimiento desconocida-1612) y Baltasar de Echave Orio (1540-1520).

El catálogo de la muestra, conformado por un total de cuarenta y seis obras, representa una importante compilación pictórica proveniente de importantes instituciones museísticas de la talla del Museo Metropolitano de Nueva York, el Museo de Arte de San Diego, el Museo de Arte de Ponce de Puerto Rico, el Museo de Bellas Artes de Montreal y el Museo de Arte de El Paso. A estos se unen todas las grandes instituciones nacionales: el Museo Nacional de Arte, el Acervo de la Academia de San Carlos, el Museo Nacional del Virreinato, el Museo Soumaya, la Colección de la Catedral Metropolitana, y por supuesto, el acervo del Museo Nacional de San Carlos.

En un sentido estrictamente academicista y clasicista, es una exposición que se limita a cumplir. Curatorialmente no propone nada del otro mundo, y lo que propone, me parece que no lo logra desarrollar del todo. No obstante la museográficamente hablando, me parece una muestra muy bien planteada. Los fondos que enmarcan las piezas, contrastan visualmente de manera muy acertada tanto con las paletas de los óleos, como con lo recargado de los marcos; lo que le da vida propia a las pinturas expuestas.

Manierismo: el arte después de la perfección fue inaugurada el pasado seis de diciembre y estará abierta al público hasta mayo. Para aquellos amantes del arte renacentista, esta es una exposición que no se pueden perder.