Arte

Live Cinema y Arte Sonoro


Por Monserrat Garduño Hernández / @junerainbowns

La narrativa audiovisual tiene la facultad de unir imágenes visuales y acústicas para desarrollar estructuras y argumentos propios, los cuales invitan a los espectadores a interpretar los mensajes comunicativos que los realizadores pretenden transmitir. En la actualidad existen diversas plataformas donde se puede apreciar este tipo de discursos, como el cine, el teatro, el performance, el video, etcétera.

El Live Cinema es una representación artística híbrida de dicha estructura audiovisual, caracterizada por crear de manera simultánea audio e imagen en movimiento en tiempo real. Mientras que el arte sonoro utiliza el sonido como materia prima para la expresión artística. Ambos conceptos, aunque se enfoquen en diversas percepciones, al unirse, crean un ejercicio artístico y creativo que da pauta a la formación de nuevos estímulos, sensaciones e interpretaciones.

En la ciudad de México, la Academia de San Carlos, la institución que alberga la División de Estudios de Posgrado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México ha creado las sesiones Live Cinema y Arte Sonoro, en donde alumnos y profesores así como colectivos multidisciplinarios presentan diversas propuestas audiovisuales con la finalidad de articular nuevas formas y técnicas de cine no narrativo, con música en vivo y artes escénicas.

Las sesiones parten del concepto de la hibridación, es decir, las colaboraciones entre artistas plásticos, músicos, diseñadores, videojockey, bailarines y artistas de performance, permiten enfatizar el entrecruce de disciplinas y su correlación en uso de espacios, herramientas y tecnologías. Asimismo, la característica que diferencia un acto de Live Cinema y arte sonoro de otros discursos audiovisuales es el hecho de que la obra es sólo posible de experimentar gracias a la ejecución en tiempo real del creador.

Otro factor relevante a considerar es la libertad que posee el artista para experimentar  e improvisar dentro de las sesiones de un Live Cinema en conjunto con el arte sonoro, la selección de los diferentes materiales como lo son videoclips, metrajes, collages audiovisuales, loops de película o series y/o grabaciones personales, se mezclan y manipulan de forma aleatoria con un software de edición y composición directa.

El resultado de lo proyectado es el montaje de una obra artística totalmente en vivo e interactiva que permite al espectador sumergirse en una narrativa no lineal, en la cual el uso de recursos metafóricos y retóricos le otorga a la propuesta audiovisual una novedosa interpretación.