Arte

LA TIERRA DE ERU. El Hobbit 2: La desolación de Smaug


Por Melissa Roura / @roura_melissa

 

 

En la Tierra Media la vida continúa siendo atada por enemigos, esta vez por dragones ambiciosos, amantes del oro. Coloreada como la trilogía pasada de El señor de los anillos, llegó a finales del 2012 la película que le prosigue a ésta: El Hobbit, siendo rechazada la dirección por Guillermo del Toro y tomada posteriormente por Peter Jackson, el filme logró capturar el mismo carácter de la trilogía y, para unir las historias, inician El Hobbit con Frodo (personaje principal de El señor de los anillos) quien se pone de escucha ante la historia que su tío (Bilbo Bolson) le contará sobre sus aventuras pasadas. Aquí es donde empieza la historia, el hobbit es Bilbo y Gandalf es el culpable de la participación de éste en la aventura. Bilbo, personaje miedoso e introvertido, se ve intervenido por este mago quien insiste en que él será importante para la misión, la cual consiste en derrotar al dragón Smug, quien se ha apoderado de su ciudad y del reino llamado Erebor.

Peter Jackson se encontró con un problema: en el libro de El Hobbit, nunca hay una explicación tal de por qué Gandalf elige a Bilbo, entonces tuvo que volver a leer El retorno del Rey, para encontrar una respuesta, y lo que dijo fue que Gandalf ama a los hobbits y particularmente, en esta misión, Gandalf busca la cualidad de un hobbit, ya que ellos siempre son muy discretos y logran esconderse y escurrirse por los lugares sin ser vistos, porque así lo desean, y a pesar de que son introvertidos, el Mago Gris sabe que Bilbo ha sido amante de las aventuras. En la película primera, estrenada el año pasado, se ve al personaje Bilbo ya como adolescente y distinto, Gandalf se da cuenta de que ya no es el mismo niño aventurero que era antes, pero a pesar de ello él tiene fé en él y esto se deja ver aún más en la película que se estrenará el viernes 13 de diciembre del año en curso: La desolación de Smaug.

A pesar de que en la novela, el orden es al revés (primero El Hobbit, y después El señor de los anillos) se logra unir el nuevo orden gracias a, como ya se contó anteriormente, el recurso del cuenta cuentos (Bilbo a Frodo).  La misión la planea Thorin, nieto del ex Rey de Erebor: Thror, para recuperar las tierras. Thror fue muerto por Azog el Profanador (un orco) y Thorin, al recordar este suceso tan claramente saca fuerzas para poder ir a atacar a Smug. Bilbo y Thorin no van solos, van con la compañía de enanos: Balin, Dwalin, Bifur, Bofur, Bombur, Fili, Kili, Oin, Gloin, Dori y Nori.

Jackson comenta que en la novela de Tolkien, la personalidad de los once enanos no se definía por completo, sí de algunos, pero no de todos, y en el lenguaje audiovisual es fundamental que cada personaje tenga su propia personalidad y su relevancia en la historia, así que Jackson y su equipo trabajaron cuidadosamente en este aspecto ya que la historia no sería desarrollada en una sola película sino en tres, el desarrollo de los enanos será singular.

A pesar de que la adaptación de la novela tolkiana a la pantalla grande sea muy parecida, realmente se recomienda llegar a los libros del escritor y descubrir el gran universo que está creado en toda la obra. Las películas sólo representa una pequeña parte de toda la historia.