Música

La promesa de Beck


Beck presenta el sucesor de Modern Guilt y su primer sencillo I wont ´be belong.

 

Beck

 

Cinco años después de su último álbum, Modern guilt, el genio californiano está de vuelta con una balada eléctrica y fuera de proporción. La pieza, de casi seis minutos de duración, lo encuentra en gran forma. Aunque los coros repetitivos de la primera mitad podrían sonar sosos o impostados, la canción da un giro para fragmentarse en ritmos y notas inesperadas, lamentarse en guitarras llenas de feedback y volverse, simplemente, otra cosa. No hay planes para esta canción, ni para Defriended, pieza también nueva con una extracción folk más cercana al sonido de Mellow Gold. Tendrán sus propios lanzamientos en vinilo pero no formarán parte de algún álbum. Todo sin parecer que escuchas una mezcla abrupta y desordenada. En el mundo de Beck todo cabe y todo tiene sentido.

La gran noticia es que, como canta en la pieza, al parecer no va a demorarse tanto. Esperamos un álbum acústico que él mismo ha anunciado y recién se conoció un creciente rumor de que entregará otro disco que, de acuerdo a la fuente, será un adecuado sucesor de Modern Guilt. Su gira de verano incluye algunas paradas en el tour que Bob Dylan ofrecerá con Wilco y My Morning Jacket y una actuación en el Newport Folk Festival. Recién interpretó en Londres su proyecto Song Reader con invitados como Jarvis Cocker, Beth Orton y Franz Ferdinand, entre otros.

La espera de nuevas piezas de Beck es inquietante, pues se trata de un artista que siempre aguarda el momento en que realmente tiene algo que decir, y lo dice de formas inusitadas y exquisitas. No trabaja por tiempos convencionales ni le interesan las listas de venta. Es una fortuna que su trabajo siga siendo inesperado y voluble. No podemos esperar.

 

 

Luli Serrano Eguiluz