Música

LA FURIA DE LA DIOSA


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

Matangi, en la cosmovisión hindú, tiene dos aspectos; es tanto la diosa de la música y del aprendizaje como de los parias e intocables. No es de extrañar que la británica/esrilanquesa M.I.A. (nacida Maya Arulpragasam en Londres, 1975), cuya propia historia refleja algo de esa dualidad (su niñez se vio marcada por la constante necesidad de movimiento para escapar de la violencia de la guerra civil en Sri Lanka, mientras que hoy en día es una músico y artista gráfica respetada), decidiera adoptarla como símbolo y eje temático de su cuarto disco, Matangi.

 

“Matangi”, tema que da título al disco

 

A partir de la aparición de su sencillo de debut, “Galang” (2003), M.I.A. empezó a ofrecer abundantes ejemplos de lo que para muchos parecía la música del futuro de Inglaterra; una excitante mezcla multicultural de hip-hop afroamericano, electrónica crunk británica, ritmos bhangra panyabíes y muchos otros ingredientes. Arular (2005) fue un disco debut maduro y respetable, y Kala (2007) una obra maestra indiscutible, que además incluye la canción que la llevó a la fama internacional, “Paper Planes”. Sin embargo, su tercer trabajo de larga duración, Maya (2010) fue un disco difícil, casi impenetrable, que favorece el ruido industrial por encima de las exóticas melodías por las que era conocida M.I.A. y que, pese a sus méritos artísticos, confundió y alejó a muchos seguidores de la cantante.

Matangi es una especie de back to basics, donde M.I.A. recupera en cierta medida las cadencias rítmicas y armonías subcontinentales de sus primeros trabajos, con una producción desnuda y minimalista (por momentos Matangi se siente más como un demo que como un disco terminado) sobre la cual M.I.A. intenta, como siempre lo ha hecho, sacar partido de su poco agraciada voz.

 

Video de “Bad Girls”, sencillo que precedió a la publicación del disco

 

Un aspecto en el que el disco se distancia de sus trabajos anteriores es en los textos; si en el pasado (particularmente en Maya) M.I.A. acostumbraba declamar arengas revolucionarias y agresivas, el contenido letrístico de Matangi es mucho más sereno y espiritual (de hecho se filtró que la compañía disquera de M.I.A. retrasó la salida del disco ante su insatisfacción por el tono “demasiado positivo” del mismo). Junto con repetidas referencias a la maternidad y a la diosa titular, M.I.A. responde al “Y.O.L.O.” del rapero Drake (abreviatura de You Only Live Once que se volvió popular hace un par de años en EU) con un tema de sugerente nombre; “Y.A.L.A.” (You Always Live Again).

 

“Y.A.L.A.”, undécimo corte del disco

 

Matangi muestra que, tras una década de trabajo musical, M.I.A. sigue poseyendo un estilo único e inconfundible. Sin embargo, solamente un par de canciones (“Matangi”, “Bad Girls”) están a la altura de sus mejores producciones. En un balance general, Matangi es un disco respetable que sin embargo no hará que M.I.A. recupere a los seguidores que perdió con su anterior disco.