Arte

Hombre, construcción y ecosistema: Bioarquitectura


Edificaciones en forma de hongos, ballenas saliendo del agua y flores, parecen una extravagancia más del diseño arquitectónico; sin embargo, se trata de una tendencia que busca integrar a las construcciones a los ecosistemas.

 

Por: Guadalupe García

Edificaciones en forma de hongos, ballenas saliendo del agua y flores, parecen una extravagancia más del diseño arquitectónico; sin embargo, se trata de una tendencia que busca integrar a las construcciones a los ecosistemas y mejorar el aprovechamiento de los recursos naturales dentro de las mismas.

Este estilo es conocido como arquitectura orgánica o bioarquitectura. Sus principales precursores fueron el arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright, el austriaco Friedensreich Hundertwasser y el español Antonio Gaudí, entre otros.

El estilo fue impulsado desde la década de 1940 y se deriva del funcionalismo o racionalismo cuya premisa es el predominio de lo útil sobre lo ornamental. La mayor preocupación es la vida del hombre dentro de la edificación y la construcción dentro del ecosistema. El resultado: estructuras que se ciñen a los espacios, con formas complicadas, personales y difíciles de imitar. Las construcciones buscan ser un cobijo natural y armonioso para los seres humanos, como una tercera piel que se adecue al medio ambiente. Por ello, se realizan construcciones semejantes a los organismos vivos, que muestren respeto a la naturaleza y con una actitud activa en el medio ambiente, garantizando las condiciones adecuadas de temperatura, aire, humedad y ventilación de las edificaciones.

 

Obras de arquitectura orgánica

Fallingwater en Pensilvania, EU, (1939) de Frank Lloyd Wright 

Esta casa fue construida para la familia Kaufmann que solía realizar sus reuniones a orillas del río Bear Run. Después de la muerte de los padres de esta familia, el hijo donó la casa y se abrió al público en 1964.

http://dosquatro.wordpress.com/2011/06/08/a-casa-do-frank/

Vía dosquatro.wordpress.com

 

Parque Güell en Barcelona, España, (1922) de Antonio Gaudí

Todo comenzó con la idea de crear una residencia de lujo para el empresario Eusebi Güell, quien abandonó la idea para darle paso a un parque público con formas onduladas como ríos de lava, paseos de columnas con formas árboles,  estalactitas y cuevas.

http://www.globalasia.com/

Vía globalasia.com

 

Baker House en Massachusetts, EU, (1947) de Alvar Aalto

El Massachusetts Institutes of Technology (MIT) le encargó al arquitecto finlandés la construcción de una residencia de  estudiantes junto al largo río Charles. La residencia es un bloque lineal de forma curva con habitaciones a lo largo de la fachada que permiten la entrada de luz y la vista al río.

http://www.esacademic.com/

Vía esacademic.com

 

Casa-estudio de Juan O’Gorman, Distrito Federal, México (1950) de Juan O’Gorman

La última obra del arquitecto mexicano es justo su propia casa donde utilizó una cueva del terreno como sala. Esta vivienda se construyó sobre piedra volcánica en las faldas del volcán del Xitle en San Jerónimo. Toda la casa tiene recubrimiento de piedra. Esta edificación fue abierta al público, después de una remodelación, en marzo pasado.

juan-o-gorman

Vía nezaapparel.com

 

Casa Orgánica en Estado de México, México, (1985) de Javier Senosiain

Esta casa fue diseñada pensando en las necesidades ambientales, físicas y psicológicas de una persona. Su estructura es cóncava y semienterrada en la tierra y entre la vegetación, los espacios interiores continuos y amplios con una temperatura confortable. De acuerdo con el propio arquitecto el espacio imita al claustro materno, a los refugios de animales y las cavernas. La casa tiene una segunda parte que se llama El Tiburón.

nautilus

Vía proyectotal.blogspot.mx

 

 

Te recomendamos siguiente libros:

Senosiain, Javier. Bioarquitectura. En busca de un espacio. Editorial Limusa Noriega, México 1996
Pearson, David. New Organic Architecture. The Breaking Wave. Universidad de California, 2001

Y acudir a la exposición Una propuesta contra la civilización que tiene como eje la Casa-estudio del arquitecto mexicano Juan O’Gorman. La exposición se encuentra en la calle Diego Rivera esq. Altavista, en San Ángel hasta el 9 de junio.