Otras disciplinas

Google’s smart contact lens


Por Victor Méndez / @vichoamino

 

 

Google comenzó, unos años atrás, un planteamiento que nos parecía imposible: Google Glass, los anteojos que hacen que la experiencia tecnológica de capturar imágenes, grabar momentos y comunicarte con otras personas sea increíble e impensable.

Ahora presenta un proyecto aún más ambicioso y que de ver la realidad lograría avances importantes en la calidad de vida de muchas personas en el mundo. Google diseñó unos lentes de contacto inteligentes que ayuda a controlar la diabetes, una de las enfermedades de mayor afección en la población mundial (uno de cada 19 personas la padecen).

Desarrollado por Brian Otis y Parviz Babak, Google’s smart contact lens, son lentes de contacto inteligentes que pueden medir los niveles de glucosa a través de un sistema microeléctrico integrado al lente. Se utiliza, además, un chip inalámbrico casi invisible, así como un sensor de glucosa, que se incrustan en el material blando. Es un tema complicado, sin embargo, el equipo de trabajo realizó estudios de investigación clínica para determinar la mejor solución, y mencionan que se está trabajando para que el prototipo sea aprobado por la FDA (Food and Drug Administration en Estados Unidos).

El modelo inicial ya ha tenido modificaciones importantes, esto porque los niveles de glucosa cambian con frecuencia según las actividades cotidianas que el enfermo realice, como hacer ejercicio, comer o incluso sudar. Los lentes de contacto podrán controlar los fluidos corporales desde el lagrimeo (una diferencia importante con los productos actuales, que por medio de la sangre obtienen estos niveles.) Además, se busca que la lectura sea más rápida y los resultados se arrojen una vez por segundo. Y, utilizando un sistema de iluminación LED, se indica si los niveles han cruzado lo permitido, ya sea por arriba o debajo de lo normal.

Es un proyecto que pone en la mira la enorme contribución que el diseño puede hacer para solucionar problemas tan específicos como necesarios. Es claro que el diseño no podría hacerlo solo, la colaboración es en suma importante. Sin embargo, esto amplía el panorama a oportunidades que van más allá de diseñar miles de sillas o mesas, y comunica a la gente el verdadero valor de la herramienta diseñística para la vida.