Música

FOETUS: LA LOCURA GENIAL DE J.G. THIRLWELL


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

La música del australiano J.G. Thirlwell es un banquete, pero no es para todos los paladares. Compositor genial y obsesivamente prolífico (“Necesito trabajar dos años para sentir una hora y media de satisfacción”, dijo alguna vez), se ha ganado la admiración de nombres como David Bowie (quien le invitó a formar parte del festival Meltdown, que la estrella británica organizó en 2002), Nick Cave (quien formó el supergrupo Immaculate Consumptive junto con Thirlwell, Marc Almond y Lydia Lunch), Swans (quienes le escribieron una canción, “Jim”), Nine Inch Nails (cuyo sonido e imagen tienen una deuda innegable con la obra de Thirlwell, a quien le han comisionado varios remixes) y Zola Jesus (quien encargó a Thirlwell la dirección musical de su último disco, Versions).

Frente a proyectos como Manorexia y Steroid Maximus, Thirlwell se ha convertido en uno de los nombres esenciales de la música instrumental contemporánea, pero su proyecto más conocido sigue siendo el primero que creó: Foetus. Al frente de esa banda de un solo hombre, Thirlwell adopta la obscena y misántropa persona de Clint Ruin para presentar su desesperanzada visión de la sociedad contemporánea, cargada de humor negro. Soak, su más reciente referencia discográfica, es una recopilación de material reciente, la mayoría inédito, que pese a no haber sido ideado como un disco de larga duración, preserva una gran consistencia estética.

 

Versión de Foetus del clásico “Warm Leatherette”

 

Aunque Foetus suele ser considerado como uno de los artistas fundamentales de la música industrial, en Soak (como en el último LP de Foetus, Hide [2010]) no hay casi elementos electrónicos o incluso guitarras eléctricas. Cada vez más difícil de categorizar, la densa y compleja música orquestal de Soak conjuga géneros como el jazz Dixieland (los arreglos vocales de llamada y respuesta en el tema inicial, “Red and Black and Gray and White” remiten a cortes clásicos de Foetus como “The Only Good Christian is a Dead Christian”, con instrumentos reales donde antes había secuencias electrónicas), la ópera del siglo XX (“Pratheism”), la psicodelia (la balada “Kamikaze”, que por desgracia muestra que Thirlwell es mucho menos efectivo al cantar que al gritar) y las bandas sonoras cinematográficas (además de una versión del tema de “Halloween”, de John Carpenter, están los épicos acordes de “Danger Global Warming” y el claro homenaje a Morricone en “Spat”). La remezcla de “La Rua Madureira”, de Nino Ferrer, envolviendo la rústica grabación original en ambiciosas capas instrumentales, es otro de los puntos claves del disco.

 

El tema inicial del disco

 

J.G. Thirlwell es uno de los artistas verdaderamente originales de la actualidad, y Soak, al igual que toda la discografía de Foetus, resulta altamente recomendable para los interesados en descubrir nuevos sonidos y propuestas radicales.