archivo

Feminismo y Poéticas Documentales: Anne Waldman Parte I, por Lucía Hinojosa


Enero, 2019

I

poéticas documentales / poéticas de archivo

“No veo ninguna razón por la cual llamarle poesía a mi trabajo, excepto que no hay ninguna otra categoría en donde ponerlo”.

 Marianne Moore

A finales del año 2000, la poeta Jena Osman comenzó una lista de escritores que han trabajado poéticas documentales (documentary poetics), misma que incluía Paterson, del poeta objetivista William Carlos Williams, Wichita Vortex Sutra, un poema anti-guerra de Allen Ginsberg y Un atlas sobre el mundo difícil, de Adrienne Rich, entre otros.

Unos años después, la lista creció sustancialmente con poemas del siglo XXI que relacionaban narrativas simultáneas de eventos históricos, locales y biográficos en un proceso de escritura, reuniendo la experiencia de estas situaciones como una forma de investigación fragmentada por voces, circunstancias inmediatas o adaptaciones del lenguaje. Algunos de los poemas añadidos son Humanimal, de Bhanu Kapil, The Midnight, de Susan Howe, Nox, de Anne Carson y Masque, de Rachel Zolf.

En 2011, Joseph Harrington expuso el término no-poesía creativa (creative non-poetry).2 ¿En dónde se encuentra la poesía hoy y cuáles son los límites y paradigmas que cuestiona? ¿Es la poesía la proyección de un escenario posible, una reformulación o el reflejo de una realidad?

Las poéticas documentales funcionan como un espacio de escritura en donde se combina y apropia cualquier tipo de material —recibos, notas periodísticas, registros médicos, letras de canciones, testimonios, entrevistas, e-mails— para articular la simultaneidad de una realidad local, diacrónica, colectiva y personal, atravesada por una multiplicidad de visiones que juegan con los límites y la contradicción en una “dinámica poética”.

Otro ejemplo de esta investigación es Anti-Humboldt, del poeta mexicano Hugo García Manríquez, publicado en 2015. Se trata de una relectura del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) generada a partir de la transcripción del documento en su versión en inglés y en castellano, para después seleccionar únicamente algunas palabras y así reconstruir la información, reordenando el lenguaje desde un borramiento parcial.

II

blues del antropoceno

La información en nuestra realidad es fragmentaria: operamos por medio de símbolos sociales, económicos, ideológicos. La fragmentación de la realidad es simplemente el ordenamiento impuesto bajo el que actuamos: un sistema jerárquico, binario, una temporalidad narrativa de principio a fin. La poesía re-fragmenta ese ordenamiento, añade, yuxtapone, quita, retorna y borra para descomponer ese sistema de realidad que pareciera firmamos en un contrato.

we dream replicas of ourselves
fragile, broken
robotic thought-bubbles what makes us suppler

Anthropocene Blues, de la poeta, activista y feminista estadounidense Anne Waldman, es un poema escrito en 2017 en respuesta a la creciente evidencia del daño y desbalance ecológico que la intervención humana ha causado en el planeta. Una anti-oda a la tragedia del antropoceno representando la ignorancia, la violencia y la falta de interés colectivo por cuidar nuestra relación con la naturaleza. Este trabajo reúne eventos como amenazas nucleares y pactos entre grandes poderes políticos para retratar la urgencia de esta crisis.

Waldman emplea una poética documental y de archivo para transmutar y erradicar esa voz única, la voz del poder, y así diluirla y vaciarla. El poema es la reunión de otras voces —humanas y no humanas—, la voz de la poeta es solamente una más.

Así mismo, Waldman también se convierte en una observadora silente que reúne esas frecuencias de información. De esta manera, el poema sucede como un cúmulo potente que dispara una nueva realidad a través de esta reformulación de la realidad que habita, pero sin excluir contradicciones, al contrario, el poema debe exaltar las contradicciones, jugar con ellas, no tenerles miedo.

Esta práctica de investigación poética evidentemente tiene una intención de describir posibilidades o nuevos paradigmas desde una interés sociológico. Aún así, creo que la poesía no debería apostar por un idealismo monumental, ni pensarse atemporal o moralista, sino simplemente debe ser otra realidad que vive en simultaneidad con el mundo —o los mundos—, y que quizá pueda cambiar, o no, las condiciones de este mundo, derritiendo la perspectiva cartesiana y heroica para poder ver más a través de múltiples ópticas.

III

implosiones / hermenéutica / resistencia trickster feminism

Trickster Feminism, el último libro de Waldman publicado en 2018 por Penguin Books, se construye desde diversos ejes que reúnen dicotomías que cuestionan ideas de clase, sexualidad, raza y política en una mezcla de versos y prosa con fotografías e ilustraciones.

La potencia poética de las palabras parece ser el recetario o instructivo para un rito: un aparato vivo atado a una multiplicidad de voces que meditan, cantan, lloran y gritan para crear un estado de ánimo que refleja el estado del mundo: una realidad anémica permeada por estructuras patriarcales, oligárquicas y tecnócratas.

what do we see? a weeping
Capitalocene
a weeping many centuries wide
vaster submersible system
it weeps

/

to abused
moans of extinction
trauma, trauma
to this poetry now4

El poema parece ser un desplazamiento histórico no-narrativo, una invocación o una deriva de memorias del subconsciente que se desarrolla en una mente caótica dentro de un sueño que mezcla el pasado con el futuro, la pesadilla con el éxtasis.

Trickster Feminism es una descomposición poética, pues representa la complejidad histórica del feminismo utilizando una “base de datos” que alude a este gran torrente de información, mezclando arquetipos mitológicos, la pasión de las sufragistas y el movimiento #MeToo con citas de escritoras, la carta de la fuerza del tarot o espíritus y heroínas como las alegorías a un feminismo antes de ser acuñado históricamente.

Escrito durante los meses de las protestas del Women’s March de 2017 —muchas veces in-situ, tomando notas de las palabras que escuchaba a su alrededor— Waldman celebra los logros de este movimiento, y al mismo tiempo cuestiona la manera en la que uno se rinde o escapa los límites de lo patriarcal y de la creciente presión social e ideológica, reflejando la complejidad eterna de la contradicción humana.

how many femmes can you hold
in dusk time
when it’s too late
the friend the enemy
hag in retribution

/

fend off patriarchal poetry
and your own struggle
in cultural anachronism
bombing unilaterally
nothing about
socially constituted
witch trials

Las imágenes generadas compenetran la fragilidad de una existencia palpable y al mismo tiempo ficticia, imaginada o posible. Hay versos en donde se requiere interpretar, no necesariamente entender: hay pistas o información que pareciera estar oculta dentro del poema, agitando nuestro pensamiento sobre género y feminismo.

El juego y el uso de contradicciones impuestas parecen ser hilos que crean nudos para después deshacerse: un acertijo cuestionando el rol de la astucia, el canon y el poder dentro de las mismas luchas por la igualdad. Un poder que muchas veces subestima en lugar de apoyar, separa en lugar de reunir, reduce o selecciona en lugar de expandir y que cede en lugar de resistir.

Trickster Feminism parece ser un doble llamado a una resistencia que se mantiene en proceso, imaginando un modelo posible, o muchos modelos posibles, que propongan nuevas mitologías y escenarios para el futuro del feminismo.

Foto: Cortesía de la autora.

— —

Entrevista en el Paris Review, 1961. The Marianne Moore Reader (Viking 1961), p. 258.

Joseph Harrington, Docupoetry and archive desire, Jacket2, 2011.

Anne Waldman, Anthropocene Blues. Originalmente publicado en Poem-a-Day, Academy of American Poets, 2016.

Anne Waldman, Trickster Feminism, Penguin Books, 2018.

ibídem

— —

Lucia Hinojosa (Ciudad de México, 1987) es artista visual y escritora. En 2013 co-fundódiSONARE, un proyecto editorial bilingüe.